Bolsas de valores estelares y crisis de Taiwán

Publicado el: 3/11/21 3:59 PM

El terrible error histórico de Occidente

La mayoría de los índices bursátiles del mundo se han comportado muy bien en los dos primeros días de la semana pasada.

Como suele ser el caso, los días de la mitad de la semana eran los que tenían más probabilidades de generar cambios de tendencia temporales. No obstante, algunos índices alcanzaron nuevos máximos históricos el viernes.

Australia, China, Hong Kong y Japón se recuperaron considerablemente el lunes y martes, sin alcanzar máximos significativos, antes de caer durante el resto de la semana.

El martes 26 fue el día de un nuevo máximo histórico para el AEX holandés, mientras que el FTSE de Londres alcanzó un nuevo máximo posterior a la pandemia. Algo similar, sin nuevos máximos históricos, sucedió para el DAX alemán y el SMI de Zúrich, con una extensión del rally, para este último, hasta el jueves.

Bitcoin, después del resonante máximo anticipatorio de la semana anterior, regresó casi un 14%, mientras que Ethereum alcanzó un nuevo máximo histórico el viernes 29 de octubre.

El S & P500, por su parte, alcanzó y superó levemente 4600, marcando un nuevo máximo histórico el viernes, junto con el Nasdaq, mientras que el Dow Jones había logrado un resultado similar en la primera parte de la semana.

Con el equipo del Instituto Español de la Bolsa examinamos las razones del desempeño excepcional de los índices estadounidenses. Y creemos que podemos darle un gran peso a la expectativa del proyecto de ley en el que está trabajando el Congreso, que, a pesar de las escisiones y reducciones a la mitad, está destinado a ser recordado como una ley de gastos de dimensión histórica.

Fue precisamente la decisión de disminuir la cantidad de dinero a gastar lo que atrajo la atención y disposición de los políticos, de alguna manera involucrados, hacia un gasto más eficiente y no solo «grande».

Este detalle permite que las alas más conservadoras tengan una excusa para discutir y que las más propensas a gastar encuentren una manera de implementar algún compromiso. Este camino de convergencia está lejos de estar exento de riesgos y encontrar un terreno común de discusión será un proceso lleno de obstáculos, que irán incrementando gradualmente el estrés de los actores involucrados, algunos de los cuales, como suele ocurrir en estos casos, sacarán a relucir propuestas más o menos tontas que extenderán el tiempo de un acuerdo.

Confieso que no quiero estar en el lugar de Biden en este momento. Ciertamente no en el extranjero, obligados a pensar en las reuniones del G20 en Italia, mientras que al otro lado del océano es difícil entender lo que está sucediendo entre bastidores.

El ratio de beneficios y precios ha mejorado en los últimos meses en el mercado americano, recuperándose de las exageraciones de hace algún tiempo. Las bolsas de valores funcionan, pero el escenario se vuelve cada día más complejo.

China no ha dejado de alterar el clima bastante retorcido del G20 al declarar que quien defienda a Taiwán pagará un precio. Nadie cree que un ataque militar sea inminente, pero sin duda son frases muy siniestras. Taiwán es una democracia y no merece la desaparición de Hong Kong. Y, sobre todo, la producción de semiconductores no puede pasar toda a manos chinas.

Estimado lector, preparemos un plan B para la billetera… y estemos preparados.

En estos años veinte, la diversificación de estrategias como método de defensa de la cartera de negociación es fundamental. En un seminario web imperdible hablaremos del tapering y de las mejores oportunidades que se pueden presentar luego de la decisión de la FED. 


Detallaremos una estrategia replicable con un trader profesional de primer nivel el 04 de noviembre a las 20.00 (hora España).  Haga clic para compartir una hora de cultura financiera con nosotros.

INSCRÍBETE

Maurizio Monti
editor
Instituto Español de la Bolsa 

PD: No será fácil gestionar una posible crisis en Taiwán. Y esperemos que nunca lo veamos nacer. Sin embargo, siempre prepare su plan B. El hombre ha demostrado, en la historia, que puede ser excepcionalmente sabio o excepcionalmente loco. Desencadenar una crisis en Taiwán es una locura. Pero un imperio con mil millones de esclavos que hizo realidad el sueño nazi puede hacerlo.

No subestimemos que le dejamos hacerlo, por un terrible error histórico. Prepare su plan B junto con nosotros.

INSCRÍBETE