El comentario de Gerbino: Calificaciones para Trump

Publicado el: 20/01/21 1:58 PM

Finalmente hemos llegado a las etapas finales del reality show «Trump en la Casa Blanca».

Unas horas más y el que, si viviera en un edificio de apartamentos, sin duda sería «el próximo alborotador», abandonará la Casa Blanca. En un esfuerzo de optimismo, quiero pensar que la aprobación política de Trump y la instalación del dócil y algo somnoliento abuelo Biden van sin problemas.

El ejército se ha movilizado para evitar problemas. Un imponente aparato de seguridad de más de 25.000 hombres y un extenso despliegue de vehículos ha blindado Capitol Hill, donde tendrá lugar el solemne juramento del nuevo presidente en la tarde americana. El mítico FBI está muy preocupado por la considerable intensidad de los mensajes en las redes sociales que invitan a la gente a impedir violentamente el establecimiento del «usurpador» Biden.

Otro elemento preocupante es el elevado número de manifestaciones previstas no solo en Washington, sino también en otras ciudades, ciertamente con menos personal que la capital.

Mientras tanto, el impredecible Donald por una vez no dio efectos especiales en su discurso de despedida, transmitido ayer. Invariablemente celebró sus éxitos y prometió que su compromiso político continuaría, pero confirmó que no asistirá a la ceremonia de inauguración de su sucesor.

Nunca antes en la historia de Estados Unidos el presidente saliente abandonó a su sucesor. Ni siquiera Pence participará.

Como último acto presidencial indultó o conmutó las sentencias de 142 personas, casi todos amigos o ex colaboradores con esqueletos en el armario. Entre ellos destaca el nombre de Steve Bannon, gurú de la soberanía, quien fue su asesor muy escuchado en la campaña electoral que lo llevó a la presidencia y en los primeros años de su mandato. Entonces se rompió el vínculo. Bannon escribió un libro bastante crítico sobre Trump hace dos años y transfirió sus intereses a Europa, donde intentó organizar una potencia soberana en apoyo de Orban y Salvini para disociar la Unión Europea. Sin embargo, en agosto del año pasado fue arrestado por haberse embolsado parte de las donaciones recaudadas para financiar la construcción del muro en la frontera con México. Ahora Trump viene a su rescate.

Ayer Wall Street, que reabrió sus puertas tras el feriado bancario, inmediatamente intentó levantar la cabeza tras el desplome del viernes pasado.

La abuela Yellen, una nueva ministra del Tesoro nominada por Biden, quien en una audiencia en el Comité de Finanzas del Senado, instó al Congreso a no preocuparse por la deuda y «actuar en grande» para estimular economía para salir de la crisis pandémica.

Música para los oídos de los mercados, siempre receptivos cuando se prometen estímulos y aumentos del gasto público. Yellen también negó que se avecina un aumento de impuestos significativo, al menos no a corto plazo. En definitiva, el mensaje fue muy complaciente con la codicia especulativa del mercado.

El SP500, luego de un comienzo vacilante, pudo así extender su rebote, reabsorber todo el descenso del viernes pasado y regresar a la zona de los 3.800, cerrando con un significativo + 0,81% a unos treinta puntos desde el máximo histórico de 3.827 del 8 de enero.

Ayer también tuvimos que comprobar el juicio del mercado sobre las empresas que presentaron los informes trimestrales, después de la reacción sorprendentemente punitiva del viernes. Pues bien, ayer el mercado estuvo bastante severo, con un comportamiento casi revertido respecto a lo que diría la lógica. Goldman Sachs, que presentó un brillante informe trimestral que superó ampliamente las expectativas de los analistas, fue castigado (-2,3%). Bank of America también cayó (-0,7%) aunque superó las previsiones de beneficios, mientras que Netflix, que no cumplió con las expectativas de beneficios pero aumentó los suscriptores a 200 millones, subió menos.

Así que tenemos la segunda pista, después del viernes, que parece probable que los inversores se beneficien, independientemente, de las empresas que publican cuentas trimestrales. Sin embargo, dos pistas aún no son una prueba.

Ayer fue el sector tecnológico, con el Nasdaq100 (+ 1,50%) el que logró volver a la zona de los 13.000, menos de un punto porcentual desde sus máximos históricos.

Hoy podemos ver que los índices estadounidenses intentan extender los récords, especialmente si la ceremonia de Biden transcurre sin problemas.

Europa no brilló ayer, cerrando con un modesto signo negativo cuando Wall Street estaba en su sesión más baja. Hoy podría rebotar un poco en la apertura, para incorporar el impulso final de Wall Street.

Pero tendrá el freno de mano puesto, porque la ceremonia de Biden comenzará cuando los mercados en Europa ya estén cerrados.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El operar en el mercado Forex permite generar importante ganancias si mantenemos una estrategia correcta. Acompáñanos en una hora con Carlos Guayara para conocer las claves para ganar en el primer trimestre del año. ¡Inscríbete!