El comentario de Gerbino: Carretera resbaladiza

Publicado el: 18/01/21 2:22 PM

Hemos repetido varias veces en los últimos meses que el movimiento de continuación alcista, que tuvo lugar desde principios de noviembre y que marcó el clásico rally de fin de año 2020, se desarrolló sin correcciones. Si nos fijamos en el gráfico semanal del principal índice SP500 de EEUU, observamos que las 11 semanas vividas desde finales de octubre han alternado 3 impulsos alcistas caracterizados por dos o más velas blancas consecutivas y 3 pausas intermedias de una sola vela negra. La semana que acaba de terminar vio la tercera de estas velas negras. Usé el término “pausas” durante las tres semanas bajistas en lugar de las “correcciones” más exigentes debido a la pequeñez del movimiento hacia atrás del índice. En términos técnicos, estas rupturas también se denominan “retrocesos” y se distinguen de las correcciones precisamente por la pequeñez del movimiento bajista.

Una regla bastante cruda, pero muy seguida por los analistas que comentan sobre los mercados, coloca el límite entre el retroceso y la corrección en una caída del 10% desde un máximo relativo.

Otras metodologías, como la que utiliza retrocesos basados ​​en la sección áurea de Fibonacci, definen los retrocesos como reversiones desde un máximo inferior al 38.2% del movimiento impulsivo que hizo ese máximo y correcciones para retrocesos mayores.

Pues bien, todos los máximos históricos realizados en repetidas ocasiones durante el largo rally de fin de año (también extendido a la primera semana de 2021) fueron seguidos de traspasos siempre inferiores a 4 puntos porcentuales y nunca mostraron retrocesos cercanos al 38,2% solicitado por los seguidores de Fibonacci para decretar la corrección.

Como mencioné anteriormente, la segunda semana de 2021 trajo el tercer retroceso desde noviembre. Lo hizo de forma muy titubeante en los primeros días pero con una aceleración final en la sesión del viernes, donde la toma de beneficios se volvió más agresiva en la sesión final y golpeó a los bancos de una forma especialmente punitiva que presentó su primeros informes trimestrales del cuarto período de 2020.

El lado curioso, pero significativo, del asunto es que todos superaron las previsiones de ganancias de los analistas, aunque dos de cada 4 tampoco superaron las previsiones de ingresos. Por tanto, su castigo generalizado no parece lógico y mucho peor que el desempeño del índice SP500 (-0,72%): Wells Fargo -7,8%, Citigroup -6,9%, PNC Financial -3,5% y JP Morgan -1,8%. Parece que los inversores han decidido vender independientemente de los resultados.

La muestra es demasiado pequeña para dar una pista de que los grandes jugadores han presionado el botón de “riesgo de apagado”, es decir, han decidido desmantelar las posiciones alcistas independientemente de los resultados. Sin embargo, es un hecho que este comportamiento es anormal en comparación con el habitual, sobre todo en un momento de euforia. Por lo general, aquellos que vencieron a los analistas son recompensados.

Esta semana, con muchos más blue chips presentando sus informes trimestrales, tendremos la oportunidad de ver si el viernes fue la locura de un día o si la percepción del mercado sobre el futuro cercano está cambiando significativamente.

Además, si no se encuentra a nadie, ni siquiera buscándolo con un farol, dispuesto a ver negro durante los próximos años, no faltan motivos de preocupación para las próximas semanas.

La lista de posibles tropiezos es larga. En Estados Unidos hay que superar la ceremonia de inauguración de Biden, que tendrá lugar el miércoles. El problema esta vez ya no debería ser Trump, que parece un boxeador después del nocaut. y está reflexionando sobre su destino financiero cuando se desaloje de la Casa Blanca. El último desaire que puede hacer, además de no participar en la solemne ceremonia de juramento de Biden, es no moverse de la Casa Blanca hasta el miércoles por la mañana.

Entonces, la historia de Estados Unidos pasará una página y, si es que lo declaran culpable de juicio político, la política estadounidense lo arrasará y experimentará de primera mano lo traicionero que puede ser el mundo con los gobernantes caídos. La estampida de colaboradores y lacayos, que intentan borrar las huellas de su presencia en la Casa Blanca, ya ha terminado. Casi lo dejan solo. Pero ahora también ha abandonado a buena parte de su electorado. Según las últimas encuestas, solo el 30% de los estadounidenses todavía confía en él después del torpe asalto al Congreso. A partir del próximo jueves se reanudarán los juicios en su contra, suspendidos durante el mandato presidencial y le sobrevendrán los reveses económicos acumulados en esta pandemia de su imperio construido en gran parte sobre el sector hotelero y sobre la organización de grandes eventos. No creo que 2021 sea un buen año para el ex todopoderoso.

Pero todavía hay demasiados entre los exaltados movimientos racistas de extrema derecha para adorarlo. Por este motivo, existe mucha preocupación por la posibilidad de ataques o manifestaciones violentas posteriores. que ayer ya fue arrestado un posible “lobo solitario” armado, quien intentó superar con documentos falsos las barreras de entrada al Capitolio, sede del Congreso, donde se realizará la ceremonia.

Otra patata caliente es el curso de la pandemia en el mundo, con el Coronavirus que sigue mutando y, además de la variante inglesa, ahora también presenta la brasileña. El resultado es la continuación y el endurecimiento de las medidas de bloqueo en el mundo, con efectos ciertamente no positivos en el primer trimestre de 2021 para la economía mundial, después de que el cuarto de 2020 ya dañara la recuperación.

El inesperado retraso en la entrega de vacunas por parte de Pfizer, con todas las secuelas de la controversia, contribuye a que la visión de los inversores de los próximos meses sea problemática.

También agregaría los problemas europeos, donde hasta tres gobiernos de la UE están en crisis. No solo el gobierno italiano, metido en líos por Renzi, que ahora intenta por todos los medios retroceder, sino que, como sucede en las parejas tras una traición, no es tan fácil volver a armar las piezas.

Las renuncias de los gobiernos de Estonia y Holanda son aún más alarmantes en Bruselas. Estos dos países aún no han ratificado su contribución al presupuesto de la UE y, sin la aprobación presupuestaria de todos los países, la Comisión no puede tomar préstamos para financiar el Fondo de Recuperación. Por lo tanto, todo el cronograma, ya lento, para el desembolso de los fondos proporcionados a los distintos países por el Plan UE de Próxima Generación, podría retrasarse aún más. Con problemas especialmente para Italia y España, los principales beneficiarios de la ayuda europea para las pandemias.

La semana que comienza hoy sin Wall Street, cerrada por el Día de Martin Luther King, es, por lo tanto, bastante delicada, dado que, mientras se espera a Biden, los mercados se deslizan, las entregas de vacunas se deslizan, el momento de salida de la pandemia se desliza y podría deslizarse también el Fondo de Recuperación.

En resumen: camino resbaladizo, a seguir con cuidado.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Los traders profesionales ejecutan técnicas y métodos para invertir en acciones exitosas. Juan Cadiñanos nos revelará la forma de ganar como expertos en los mercados. ¡Únete a este encuentro online!