El comentario de Gerbino: De nuevo Powell acaricia la especulación

Publicado el: 25/02/21 3:14 PM

Ayer buscábamos la respuesta direccional del mercado a la pregunta de si la bolsa, después del fuerte rebote que se produjo el martes en el índice SP500 de EE.UU., ya había completado la corrección o si solo había implementado un rebote técnico.

Mientras esperaban la apertura de la bolsa estadounidense, los mercados asiáticos querían crear un poco de emoción, con un desempeño bastante fuerte, inspirándose en la caída inicial del martes en lugar del rebote final en Wall Street.

Esto trastornó un poco los planes europeos en la primera parte de la sesión, pero sin dramatismo. Entonces prevaleció la expectativa de un modesto aumento en la apertura estadounidense.

Aquí el índice SP500, después de una apertura ligeramente más baja, regresó casi de inmediato al cuarto, demostrando claramente la voluntad de regresar, más temprano que tarde, a máximos históricos.

Me lo creo bien, dado que ayer Powell, en la segunda audiencia en el Congreso de una semana bastante atareada, para él que, como Draghi, no le gusta el protagonismo, reiteró y si cabe, incluso reforzó el mensaje súper complaciente hacia los mercados que había ya se lanzó el día anterior y había borrado los temores de los inversores, lo que provocó el rebote del SP500.

Si la primera caricia ha disipado los miedos, la segunda pronto podría traer de vuelta la euforia, ya que el mensaje solo puede entenderse como una invitación a “crecer y multiplicar el riesgo”, porque la ayuda manipuladora de la Fed no fallará y los mercados serán advertidos adecuadamente antes de desaparecer.

¿Powell fomenta la especulación con estos mensajes? Eso sí, y también el llamado “riesgo moral”, que es la expectativa de que es mejor correr riesgos cada vez mayores porque la protección de la FED evitará cualquier problema. En definitiva, Powell es el casero que, frente a los participantes de la fiesta que ya están un poco borrachos, mira hacia el mostrador para decir que todavía hay mucho vino en la bodega esperando que alguien lo aproveche.

Ni que decir tiene que el riesgo moral es el abono de toda burbuja especulativa y el germen de las crisis financieras, y repetir que será lo mismo esta vez, aunque yo mismo tengo la impresión de que antes de llegar ante el fatídico estallido de la burbuja, la forma en que los mercados podrán hacerlo al alza sigue siendo larga.

Por lo tanto, el rebote hacia los picos se reinició después de menos de una hora y continuó linealmente durante la mayor parte de la sesión, para luego detenerse y tomar aire una vez que entró en contacto con la zona de 3.930 de SP500, que es la última resistencia que separa el índice de máximos históricos. El cierre fue muy positivo (+ 1,14%) y la distancia desde los máximos históricos ahora se ha reducido a unos miserables 25 puntos de índice, es decir, menos de medio punto porcentual.

El Nasdaq100 también extendió su recuperación, pero en menor medida (+ 0,81%) y con mayor incertidumbre, terminando en cualquier caso muy lejos (más del 4%) de sus máximos históricos.

Estos datos ya demuestran, sin tener que molestar a los índices sectoriales, que el repunte está dominado por las acciones de la vieja economía, la devastada por la pandemia, que durante mucho tiempo ocupó las partes inferiores de los rankings de desempeño y durante meses ha observado con gran envidia las actuaciones estelares de la parte superior del Nasdaq, beneficiada por los cierres.

Pero ahora el éxito de las vacunas está devolviendo la esperanza de que en el verano en Estados Unidos el virus quede archivado en los libros de historia y la vuelta a la normalidad, como después de una guerra, se celebre con un atracón de todos esos placeres que, durante más de un año, han sido prohibidas por el encierro.

Por tanto, la rotación hacia la normalidad también en las listas tiene su propia lógica, que pasa por el recorte de los grandes nombres del Nasdaq y la fuerte recuperación de los penalizados por la pandemia.

En Wall Street, las acciones de bajo rendimiento se denominan “los perros”. Pues en estos días los perros de la pandemia están empezando a mover la cola y disfrutar un poco (por ahora solo un poco) de venganza contra los ganadores de 2020.

El hecho de que Powell garantice tasas bajas, incluso si llega la inflación, es un apoyo adicional para las empresas zombis, que pueden fingir que pueden volver a gozar de buena salud.

Los operadores, que ahora están comenzando a reconocer las valoraciones de las acciones de techno, bio, eco y sostenibles como un poco excesivas, están ansiosos por hacer nuevas apuestas en la buena y vieja economía real del pasado. Y se lanzan a ello, impulsados ​​por Powell.

Europa intenta adaptarse, con menos entusiasmo, porque en Europa las vacunas van muy despacio y cuando vuelven a la normalidad en verano ni siquiera se habla. Ayer, Eurostoxx50 subió solo un + 0,46%, menos de la mitad del SP500.

Signo de menos entusiasmo. Sin embargo, gracias a los vasos comunicantes de las bolsas de valores, si Wall Street sube, ¿quieres que baje el Eurostoxx50? Por supuesto no.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Europa, EEUU, Latinoamerica… las vacunas ya están siendo aplicadas en varios países. Imágenes de personas recibiendo la dosis llegan a las noticias de todo el mundo.

Esto hace a los analistas dar conclusiones más detallados sobre el regreso a la normalidad, o mejor dicho, a la era post-Covid.

Esto nos abrirá un abanico de nuevas oportunidades en los mercados que aprenderemos a identificar y aprovechar en este encuentro con un experto en el mundo de los mercados. No te lo pierdas.