El análisis macroeconómico de la semana

Publicado el: 26/09/23 5:33 PM

El ciclo alcista de tipos casi ha concluido, pero el endurecimiento no

A falta de que Banco de Inglaterra y uno o dos bancos centrales de mercados desarrollados suban los tipos una vez más, el ciclo alcista del precio oficial del dinero casi ha concluido. Pero esto no significa que el endurecimiento vaya a terminar. Es la conclusión a la que llega Ronald Temple, estratega jefe de mercado de Lazard, tras las reuniones de las principales autoridades monetarias celebradas en las dos últimas semanas. “El endurecimiento cuantitativo (QT, por sus siglas en inglés) continuará, y los tipos de interés reales aumentarán en la medida en que la inflación disminuya y los tipos de interés nominales se mantengan sin cambios”, asegura. Para Temple, hay que tener en cuenta este “endurecimiento encubierto” a través de la QT y los tipos reales a la hora de considerar cuándo podrían comenzar los recortes de tipos. Los mercados sugieren que no habrá bajadas antes del segundo semestre de 2024 en la zona euro, Reino Unido y Estados Unidos, pero quizás están siendo demasiado agresivos, sostiene.

Al experto de Lazard le preocupa que la expectativa cada vez más generalizada de un aterrizaje suave de la economía en EEUU pueda ser demasiado optimista. Sitúa la probabilidad de recesión en la primera potencia mundial durante los próximos 18 meses entre el 30% y el 35%, mientras que el riesgo de recesión en la zona euro es del 50%, “suponiendo que la región no esté ya en recesión”. Si se produce, es probable que sea breve y poco profunda; y si se evita, cabe esperar un “crecimiento letárgico” mientras los mercados se adaptan a unos tipos más altos de forma sostenida, afirma.

Pendientes de los datos de inflación, claves para las desiciones sobre los tipos

Temple subraya que los bancos centrales se encuentran en una coyuntura crítica, pendientes de cada informe sobre la inflación, que es fundamental para determinar la orientación de sus políticas futuras. Por eso, los inversores vigilarán los datos de IPC de la zona euro que se conocerán entre el jueves y el viernes, y el índice de Precios del Gasto de Consumo Personal (PCE, por sus siglas en inglés) estadounidense que publicará el último día de la semana.

Las perspectivas de los tipos de interés son “un factor crítico” para las valoraciones de todas las clases de activos, y de ahí que convenga tener en cuenta las expectativas actuales, según el estratega jefe de Lazard. Los futuros de los fondos de la Fed indican una probabilidad del 50% de una subida más de aquí a la reunión del FOMC del 31 de enero de 2024, los mercados prevén una bajada de tipos de 66 puntos básicos hasta finales de 2024, hasta el 4,67%. En la zona euro, los mercados asumen una probabilidad del 55% de un recorte inicial de tipos de 25 puntos básicos en la reunión del BCE del 6 de junio de 2024. 

En opinión de Temple, los tipos han alcanzado un nivel que requeriría “una fuerte sacudida” para inducir una subida adicional significativa. “Los tipos reflejan un conjunto de hipótesis conservadoras, mientras que los mercados de renta variable sólo reflejan parcialmente estas opiniones. Podría haber oportunidades significativas para capitalizar este arbitraje”, enfatiza.

El BoJ, a contracorriente del resto de las principales economías desarrolladas

Paralelamente, el Banco de Japón (BoJ) es el único banco central de las principales economías desarrolladas que sigue manteniendo una política monetaria expansiva. Así lo certificó el la reunión de la semana pasada. Pero tras una reciente entrevista del gobernador Kazuo Ueda en la que insinuó un posible endurecimiento de la política a principios de 2024, Temple espera ahora que el BoJ inicie un endurecimiento a un ritmo glacial ya en el primer semestre del próximo año, frente a su anterior previsión de que lo haría en el segundo semestre. Este cambio de trayectoria podría poner un suelo bajo el yen japonés, que se ha depreciado casi un 12% frente al dólar estadounidense en lo que va de año.

Una de las principales preocupaciones del estratega de Lazard a medio plazo es cómo reaccionarán los mercados si el BoJ alcanza su objetivo de inflación del 2% de forma sostenida y lo que ello podría significar para los tipos de los bonos del Estado japonés. “Seguramente los inversores exigirían rendimientos superiores al 2%, lo que podría provocar ramificaciones sísmicas para los prestatarios denominados en yenes y los propietarios de bonos existentes emitidos a tipos cercanos a cero”, dice.

Otros factores en el foco de los mercados

La Oficina Nacional de Estadística de China publicará el próximo viernes el índice PMI. “Se espera que tanto el índice manufacturero como el no manufacturero muestren ganancias modestas que podrían indicar que la actividad económica en China ha tocado fondo a corto plazo. Creo que el sentimiento se ha vuelto lo suficientemente negativo como para que podamos ver una inflexión positiva a corto plazo que levante los mercados. Sin embargo, los retos estructurales a los que se enfrenta China son importantes y no se resolverán con las medidas anunciadas hasta la fecha”, comenta Temple.

Alude, finalmente, a que el riesgo de un cierre del gobierno federal estadounidense sigue aumentando, y que puede ser un problema a partir de la próxima semana. Los cierres de gobierno no han afectado históricamente a los mercados financieros de forma significativa. “Esta vez puede que no sea diferente, pero un cierre total significaría un retraso en las publicaciones estadísticas. Si se prolongara, podría dejar a la Fed a ciegas y también limitar la disponibilidad de datos importantes para las empresas y los inversores”, concluye.

Este texto fue realizado en su totalidad por Ronald Temple, estratega jefe de mercado de Lazard.


Las «Manos fuertes» son aquellas personas que pueden mover el mercado y también lidiar con las molestias y costos asociados con la entrega física. Como tal, a estos jugadores también se les llama a veces «dinero inteligente». El término «manos fuertes» ha adquirido un nuevo significado con el aumento de los «HODLers» de criptomonedas y las llamadas acciones de memes que forman comunidades en línea y a través de las redes sociales. En este caso, «manos fuertes» (también conocidas como «manos de diamante») se refiere a la intención de mantener posiciones largas incluso ante la caída de los mercados o un sentimiento bajista. Las Manos Fuertes pueden dictar la dirección del mercado y por lo tanto conocer su estrategia se traduce en operar de forma ganadora. INSCRÍBETE