El comentario de Gerbino: A la inflación de Estados Unidos sólo le gusta Europa

Publicado el: 12/05/22 2:33 PM

Con el índice americano SP500, líder de toda la renta variable occidental, que desde hace días lucha desesperadamente por no ceder la zona en torno a los 4.000, ayer los inversores esperaban ansiosos el dato definitivo de inflación de abril, capaz de aportar algunas ideas más a la pocos optimistas o los muchos pesimistas que actualmente ocupan las bolsas de valores.

El aperitivo lo puso la inflación alemana, que salió exactamente en línea con las expectativas de un ligero aumento hasta el 7,4% anual, desde el 7,3% registrado en marzo.

La falta de sorpresas negativas le dio a la mañana europea la oportunidad de anotar una buena recuperación, después de la serie de 4 sesiones intensas y la del martes con solo un rebote moderado. Para dar un poco de razón para comprar fue también la impresión de que la escalada de la guerra en Ucrania no está necesariamente a la vuelta de la esquina, tras las palabras «moderadas» pronunciadas por Putin el lunes y en previsión de la reunión entre Draghi y Biden, con la esperanza que nuestro primer ministro sea capaz de amortiguar las actitudes bélicas de la administración estadounidense (pero también de la oposición republicana), que quiere la humillación de Putin y la prolongación de los combates en Ucrania en el tiempo.

El caso es que la renta variable europea se presentó con excelente salud en la cita de las 14.30 horas con la inflación americana. Eurostoxx50 se jactó de una ganancia provisional de casi 2 puntos porcentuales.

La esperanza escondida era que los datos también confirmaran las expectativas de los analistas en EE. UU., que eran bastante optimistas: una caída a 8,1% anual para la global, desde 8,5% en marzo, y una caída aún mayor para la inflación subyacente (que excluye los precios de la energía y los alimentos), un 6% más que el 6,5% de marzo.

En cambio, hubo una disminución, pero por debajo de las expectativas. La global obtuvo un 8,2% y la central un 6,2%. Esta es una cifra de claroscuro, con la parte brillante que se encuentra en la observación de que, después de 7 meses consecutivos al alza, finalmente ha habido una desaceleración. Pero las sombras radican en que la inercia alcista de algunos componentes de la canasta aún es demasiado fuerte y mantiene la tasa de inflación por encima de lo esperado.

Dado que el sentimiento de los operadores está bajo los talones y ha alcanzado excesos de pesimismo propios de un mercado bajista de largo plazo, más que los propios de una corrección, quizás grande, de un mercado todavía alcista, he aquí que la reacción caliente fue violentamente negativo y en media hora quemó toda la subida de las bolsas europeas, a la espera de entender la reacción de los índices estadounidenses.

La apertura de Wall Street fue moderadamente negativa, pero los compradores retrocedieron rápidamente y llevaron el SP500 muy por encima de la marca de 4000, dirigiéndose a un máximo de 4049 justo antes de las 5 p. m. La inesperada reacción positiva estadounidense revivió las acciones europeas, que también subieron por encima del máximos de la mañana, cerrando la sesión con un deslumbrante +2,62% para el índice Eurosotxx50.

Pero la pesadez de sentimiento acumulada impuso un nuevo giro tras el cierre de los mercados europeos. El rebote en EE. UU. se cobró de inmediato con un golpe y una fuga del libro de texto, por lo que Wall Street volvió a caer y el SP500 cerró tristemente la sesión con otra vela negra, un mínimo en 3.929, más bajo que los anteriores, y un saldo. -1,65%, que amplía la caída de principios de año hasta el -17,44%, ya no muy lejos del -20% de pérdida que, tradicionalmente, supone el paso de la corrección de un mercado alcista a la connotación de un mercado bajista largo -término.

Ni que decir tiene que el tecnológico Nasdaq100 lo hizo aún peor (-3,06%) y que este índice lleva ya unos días aterrizando en mercado bajista, dado que la pérdida desde principios de año es del -26,7%.

El asunto, por lo tanto, sigue siendo bastante delicado y aconseja mucha cautela, incluso si hay situaciones que históricamente han anticipado cambios de tendencia.

Uno es obviamente el fuerte pesimismo que reina. Como nos enseñan los grandes jugadores que han tenido éxito con comportamientos “contrarios”, es precisamente cuando ya no hay ni siquiera un operador optimista cuando los mercados tocan fondo y rebotan.

El otro es la sobreventa lograda en el exceso de osciladores, que sin embargo sigue acompañada de divergencias alcistas.

Muy extraño también es el comportamiento del Vix, el índice del miedo, que mide la volatilidad implícita que cobran los vendedores de opciones sobre el índice SP500. Frente al índice bursátil que mostró una fuerte caída, con mínimos descendentes en las últimas 5 sesiones, el Vix mide máximos muy por debajo de los marcados en correspondencia con los deslizamientos de marzo y el 2 de mayo. Divergencias similares entre el índice y el Vix generalmente presagian un rebote. Veremos si vuelve a pasar esta vez.

Pero el tiempo se está acabando. No queda mucho espacio para el descenso antes de que se tenga que definir el cuadro completo revisado y que debemos resignarnos a entrar en el mercado bajista de largo plazo, con todas las tristes consecuencias del caso.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Scalping es un estilo de trading que se especializa en sacar provecho de pequeños cambios de precios y obtener ganancias rápidas de la reventa. Si un comerciante puede implementar una estrategia de salida estricta, una de las mayores ventajas del scalping es que puede ser muy rentable. Los revendedores pueden aprovechar pequeños cambios en el precio que pueden no reflejar necesariamente la tendencia general del precio de la materia prima para el día. Los revendedores tampoco tienen que seguir los fundamentos básicos porque no juegan un papel importante cuando se trata de un período de tiempo muy corto. Otra gran ventaja de esta estrategia es que implica muy poco riesgo de mercado. Está diseñado para limitar las pérdidas mediante un apalancamiento ajustado y puntos de parada de pérdidas. La especulación también es una estrategia no direccional, por lo que los mercados no necesitan moverse en una dirección determinada para aprovecharla: funciona cuando los mercados se mueven hacia arriba y hacia abajo. Finalmente, muchas estrategias de scalping se automatizan fácilmente dentro del sistema de trading que se está utilizando porque generalmente se basan en una serie de criterios técnicos. Aprenda estrategias de scalping que puede implementar desde ya y aumentar sus ganancias con un profesional de los mercados. ¡No se lo pierda!