El comentario de Gerbino: Ataque al máximo histórico

Publicado el: 19/11/21 4:14 PM

Durante los últimos días, los mercados de valores europeos han parecido extrañamente más fuertes que sus primos estadounidenses.

Todos subieron, pero Europa un poco más que América. De hecho, mientras que el índice SP500, que representa la renta variable estadounidense, tras el máximo (histórico) del 5 de noviembre, trazó una pausa que lo mantuvo por debajo de ayer, el Eurostoxx50 ya pasó su máximo del 5 de noviembre (plurianual, pero no histórico). el lunes pasado, y también ayer por la mañana ha subido aún más el listón.

Los expertos nos dicen que Europa se ha beneficiado de la caída del euro, que ha aumentado la competitividad de las empresas europeas en los mercados internacionales.

Quizás, pero personalmente me asombró bastante la fuerza europea, históricamente anómala, y que no suele durar mucho.

Ayer, por tanto, de forma inesperada ya media mañana, Europa apagó la luz, debilitada por una abundante toma de beneficios, que empujó al Eurostoxx50 y a todos los índices de Euroland a territorio negativo. La señal también se confirmó por la tarde, cuando Wall Street también sufrió una caída significativa en su primera hora de operaciones.

Así, la sesión europea terminó con pérdidas evidentes, aunque no abundantes. Eurostoxx50 obtuvo un -0,39%, pero peores, incluso ayer, fueron el FtseMib italiano (-0,58%) y el índice Ibex español (-1%). Un claro revés.

En ese momento, el índice SP500 acababa de probar el mínimo del lunes pasado de 4.673, cancelando toda la hermosa subida del martes, y estaba considerando si romper ese soporte para aterrizar al menos en 4.650, o recuperarse una vez más.

Con las bolsas europeas cerradas, prevaleció la segunda idea, con una recuperación convencida del índice americano, que logró subir de nuevo en positivo y por encima de los 4.700 puntos (+ 0,34%).

La vela dibujada en el gráfico de compresión diario es un martillo alcista, que solo tiene el defecto de llegar después de una leve corrección, y pierde algo de su carga direccional.

Sin embargo, la excelente prueba que dan los compradores, que una vez más han ejecutado a la perfección la estrategia «Buy the Dip», aumenta en gran medida las posibilidades de que la cita con el máximo histórico se produzca hoy, con la consecuencia no despreciable. que la ruptura desencadenaría la entrada oficial en el corazón del tercer movimiento de la onda 5 (de III), encargado de llevar impulsivamente el índice más allá de los 4.800 puntos.

Es cierto que ya hay excesos alcistas considerables y persistentes. Es igualmente cierto que un año tan brillante para los índices de renta variable puede llevar a los administradores de fondos a reducir el riesgo para llevar a casa el rendimiento. Así como la consideración de que el resurgimiento de Covid, especialmente en Europa, puede dar lugar a nuevas restricciones que impactarán al menos un poco en la economía.

Pero es necesario lidiar con la euforia desenfrenada y la incómoda presencia de TINA.

¿Qué diría «quién es TINA?» Es el acrónimo de » There Is No Alternative «, en español»No hay alternativa». Hoy no hay alternativa a la renta variable. Y la culpa es de los Bancos Centrales, que destruyeron el mercado de bonos con rendimientos sensacionalmente negativos.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa