El comentario de Gerbino: Buen stock, pero no excelente

Publicado el: 27/04/21 1:34 PM

El comienzo de la semana fue uno de los que muestran ganas de hacer, aunque no se ven grandes resultados. La renta variable mundial se vio frenada ayer por el enésimo flop de los índices chinos, que una vez más fueron rechazados por la resistencia ubicada en el índice de Shanghai en la zona de los 3.500 puntos, que ya ha retrasado los intentos 5 veces desde mediados de marzo. mínimos del deslizamiento correctivo de más del -10% que tuvo lugar del 18 de febrero al 9 de marzo.

Los índices europeos debieron afrontar así la primera sesión de la semana dividida entre el deseo de enganchar el entusiasmo estadounidense, que la noche del viernes había llevado al índice SP500 a mejorar su récord histórico y concluir oficialmente la minicorrección, y la cautela que aconsejan las incertidumbres asiáticas, sobre las que pesa la desastrosa situación sanitaria india, que desde hace unos días ha llegado al colapso, con una tasa de 350.000 nuevos contagios diarios por una nueva variante de Coronavirus que parece incluso más contagiosa que las observadas hasta ahora, mientras que el oxígeno las reservas se están agotando y vemos enfermos abandonados en las calles y cadáveres quemados en crematorios improvisados ​​al aire libre.

Surgió una sesión de espera, con el índice Eurostoxx50 fraccionalmente positivo (+ 0,19% a 4.021 puntos), pero incapaz de cerrar la brecha de 20 puntos que todavía lo separa de su máximo anual del 19 de abril. En Europa, el Dax alemán luchó más, a pesar de los indicios macroeconómicos que apuntaban a un fortalecimiento de las expectativas de crecimiento en Alemania y el CAC francés. Por otro lado, el índice italiano FtseMib (+ 0,52%) y el índice español Ibex (+ 0,97%), ambos favorecidos por la buena sesión del sector bancario y por el hecho de que quizás los inversores, una vez se percataron de que el Constitucional alemán Corte bendijo el Fondo Europeo de Recuperación, permitiendo el verdadero inicio del plan Next Generation EU, comienzan a rotar un poco sus inversiones hacia los países más regados por la futura lluvia de miles de millones, que son precisamente Italia y España. Después de todo, ayer se llevó a cabo con gran fanfarria la presentación al Parlamento de la primera versión oficial del Plan de Recuperación italiano, que en italiano se llama Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, con un discurso inspirado de Draghi y una ovación de pie de su mayoría. PNRR). Un evento que la Bolsa también quiso aplaudir, aunque los tiempos de aterrizaje de los beneficios para el crecimiento italiano, de los que Draghi dijo estar seguro, son bastante largos y no exentos de riesgos. De hecho, el Plan tiene una duración de 6 años, hasta 2026, y se financiará únicamente sobre la base del progreso comprobado de los distintos proyectos. Los riesgos consisten en la incapacidad crónica de nuestra Administración Pública para planificar y ejecutar proyectos, que tradicionalmente devuelve a la UE cada año porcentajes significativos de financiación europea que no se gastan a tiempo y en la forma prevista. Por lo tanto, para no defraudar las esperanzas, será necesario realizar varias reformas importantes en nuestra burocracia. Esas reformas que se han prometido desde hace 30 años y nunca se han visto.

Las perplejidades asiáticas y europeas ciertamente no han alimentado el entusiasmo en Estados Unidos.

Los índices estadounidenses tuvieron que buscar internamente razones para extender aún más el aumento, y solo lo lograron parcialmente. No el índice Dow Jones, que cerró con signo negativo (-0,18%). El índice SP500 fue bastante bueno (+ 0,22%) que, en una de las sesiones menos volátiles de su historia, intentó superar el máximo histórico del pasado viernes, pero solo logró repetirlo, antes de retroceder algunos puntos. Por otro lado, el Nasdaq100 lo hizo bien (+ 0,61%), donde se apostó por la positividad de los informes trimestrales de las grandes tecnológicas que llegan hoy (Microsoft y Alphabet) y mañana (Apple y Facebook). El Russell2000 de pequeña capitalización también subió significativamente (+ 1,18%), superando la última resistencia de 2.280 puntos que dificultó la vuelta al pico histórico de 3.360 puntos.

Este panorama nos da la impresión de que en Estados Unidos el deseo de escalar sigue intacto, pero falta el combustible para la motivación.

Los numerosos eventos de los próximos días, comenzando por el trimestral, tendrán que proporcionar esta semana la que albergará la mayor parte de los anuncios de la empresa (180 de las 500 empresas del índice SP500).

Mañana tendremos entonces el «momento FED» a las 20 horas, con las decisiones de política monetaria y, posteriormente, la Rueda de Prensa de Powell, que servirá a los mercados para descifrar la duración futura del cumplimiento monetario absoluto actual. El jueves también llegará la primera estimación del PIB de EE. UU. Para el primer trimestre de 2021, que los analistas esperan con optimismo elevar a la tasa de crecimiento anualizada del + 6,5%, más de dos puntos por encima del ya excelente + 4,3% del anterior. trimestre.

Es cierto. El mercado ya es scontando que todo va bien y se respetan las expectativas. Esta confianza absoluta, que roza la imprudencia, también es típica de las ondas (3) que está desarrollando el índice SP500. No durará para siempre. Si algo importante saliera mal, la decepción atraparía a un mercado sin protecciones, y luego podría comenzar una corrección mucho más significativa que la que hemos visto en el último año. Pero si el castillo emocional consigue detenerse unas semanas, el objetivo a conseguir se sitúa en la zona de los 4.400 puntos del índice SP500.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa