El comentario de Gerbino: Bueno el segundo

Publicado el: 29/04/22 11:38 AM

En el comentario de ayer, después de describir el primer intento de rebote de los mercados después de la serie de sesiones ampliamente negativas, y haberlo juzgado como «no muy bueno», ayer continué esperando un segundo intento, con la esperanza de que tal vez podamos terminarlo. como suelen hacer los directores que repiten escenas, “la segunda es buena”.

Así fue exactamente. Y de una manera muy contraria a la intuición, otra demostración más de que los mercados recorren caminos emocionales que a menudo contradicen la lógica de los hechos económicos.

Desde la mañana, las bolsas europeas han mostrado un dinamismo alcista que ha permitido volver a la zona de máximos de la sesión anterior, con la intención de intentar extender el rebote más allá de esos niveles. La motivación se encuentra en el fuerte exceso bajista alcanzado en las 3 sesiones negativas a caballo entre el fin de semana anterior y en las divergencias alcistas que se observaron en los gráficos horarios del índice europeo Eurostoxx50, pero también en la necesidad de la industria de gestión de activos de aliviar al menos un poco ‘las heridas del cuarto mes negativo consecutivo, a través de compras con fines de reposición en las dos últimas sesiones de abril. La interminable debilidad del euro, que ayer se situó por debajo de los 1,05 frente al dólar, no dejó de ser un soporte alcista.

Pero ayer también fue el día de la primera estimación del PIB estadounidense del primer trimestre, que habría medido los efectos iniciales de la guerra sobre el crecimiento. Por tanto, el Eurostoxx50, que alcanzó la resistencia de los 3.800 puntos (esa zona que fue soporte durante gran parte de abril, se vendió el 25 de abril y se ha convertido desde entonces en un obstáculo difícil de superar), ha descansado hasta el dato macroeconómico americano, aceptando incluso algunos la toma de ganancias, que ha recuperado parte del atrevimiento inicial.

A las 14:30 aquí está el PIB de EE.UU. Los analistas esperaban una reducción sustancial de la tasa de crecimiento de la economía estadounidense. Tras el fulgurante dato de crecimiento del último trimestre de 2021 (+6,9% anualizado), las previsiones apuntaban a una desaceleración en torno al +1% en el primer trimestre de 2022. Pero la realidad apareció de inmediato decididamente peor, y no poco: -1,4% anualizado, la primera estimación negativa desde la recesión pandémica y relativa a un periodo en el que los peores efectos de las guerras, de Putin contra Ucrania y de los bancos centrales contra la inflación, recién comenzaban a manifestarse.

El shock golpeó el estado de ánimo de los mercados bursátiles, lo que llevó al Eurostoxx50 a recuperar todo el potencial alcista, mientras que Wall Street, que había abierto con una tímida subida, también reajustó las ganancias del índice SP500.

Pero incluso ayer la revisión de los soportes atrajo a los compradores estadounidenses, cuando, tras el susto emocional, empezó a asomar la esperanza de que los malos datos macroeconómicos no sean del todo perjudiciales. De hecho, alguien debe haber comenzado a pensar que el impacto en la economía real producido por la guerra puede frenar, al menos parcialmente, la mano de la Fed, que la próxima semana tendrá que decidir si ayudar a llevar al país a la recesión para detener la inflación. o para apaciguar un poco la furia restrictiva de su política monetaria, quizás subiendo los tipos un escalón desde el 0,25% en lugar de dos, como hasta ayer todo el mundo daba por seguro.

Se materializó así un rebote impetuoso, y el contagio a los índices europeos permitió al Eurostoxx50 cerrar la sesión quizás no en los máximos, pero aún con un saldo positivo que no fue desdeñable (+1,13%).

SP500 completó una pequeña cabeza y hombros alcistas y el impulso se trasladó a la zona de 4.300, cerrando la sesión solo ligeramente por debajo, con un furioso +2,47%, incluso superado por el +3,48% del Nasdaq100.

¿Terminó la corrección entonces?

Calma y tiza. Ayer estimábamos que para decretar el probable fin de la corrección era necesaria la llegada del SP500 desde la parte 4.400, que es el territorio abandonado con el desliz iniciado el pasado viernes. También señalamos que un rebote incluso un poco por encima de 4.300 hubiera sido legítimo, pero que la estructura del impulso proporcionado por el último tramo bajista hacía que la ruptura alcista de 4.400 fuera una hipótesis menos probable que la del rebote residual en este momento. ahora corto, se detiene justo por encima de 4.300, y es seguido por una nueva onda bajista, con un objetivo de las partes de 4.000.

Sigo siendo de esta opinión por ahora, y creo que el escenario podría concretarse quizás a partir del próximo lunes, cuando termine abril y las manos fuertes ya no necesiten forzar la recuperación de sus rendimientos.

Los mercados, como siempre, tienen la tarea de confirmar o desmentir esta hipótesis.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa