El comentario de Gerbino: Contradicciones de fin de semestre

Publicado el: 30/06/23 11:22 AM

Hubo algunas indicaciones macroeconómicas bastante mixtas ayer. En primer lugar, la revisión final del PIB de EE. UU. del primer trimestre fue sorprendentemente mejor que la lectura preliminar, pasando de un +1,4 % anualizado a un aumento continuo del +2 %. La solidez de la economía de los EE. UU. también se ha visto confirmada por los datos semanales sobre las prestaciones por desempleo, que han caído sustancialmente, una señal de que las empresas en general todavía quieren contratar. Si no hubiera llegado la enésima bofetada de Powell, quizás los mercados podrían haber celebrado el mejor de los mundos posibles. Pero Powell, que en Sintra apenas el miércoles pasado había planteado la hipótesis de 2 subidas de tipos más de la FED en 2023, ayer revisó de forma misteriosa su perspectiva, hablando de «dos o más» subidas de tipos en España. La diferencia no es solo un matiz y, si Powell ha decidido incluirlo en su discurso, significa que ha querido acentuar su tono halcón.

Así, las rentabilidades de los bonos en EE. UU. aumentaron a lo largo de la curva, alcanzando la parte corta nuevos máximos en todo el ciclo monetario y la parte larga volviendo a las rentabilidades máximas realizadas antes de la crisis bancaria de marzo.

Ciertamente, la subida de las rentabilidades no es bien vista por el sector tecnológico y, en general, por las empresas que cotizan en el Nasdaq. Así ayer el Nasdaq100 tuvo que frenar su repunte (-0,16%), mientras los índices más ligados a la vieja economía celebraban la fortaleza de la economía estadounidense: SP500 +0,45%, Dow Jones +0,8% y el Russell2000 de pequeña capitalización +1,23 % Los he enumerado a todos porque últimamente casi nunca ha sucedido que el Nasdaq tenga un rendimiento inferior al de todos los demás índices estadounidenses.

Europa también vivió una sesión llena de contradicciones. La sorpresa negativa de los datos preliminares de inflación alemana debilitó el deseo de recuperación de los índices bursátiles, que en junio parece haber crecido y, si se combina con la ralentización de la producción que ya se ha asomado en los últimos días, evoca escenarios de estanflación para las principales locomotora europea. Así ayer el índice Dax luchó por no perder terreno, cerrando en paridad sustancial, mientras que el resto de índices europeos continuaron su rebote con menos convicción que el miércoles. El resumen de Eurostoxx50 muestra un saldo del +0,23%.

En las antípodas de la renta variable europea encontramos Alemania e Italia. El índice italiano Ftsemib, impulsado por el excelente desempeño del sector bancario, impulsado por el aumento de los rendimientos, y por el repunte del sector relacionado con el petróleo, registró un aumento sustancial (+1,05%), que lo acercó a unos pocos décimas de punto porcentual desde el máximo de 2023, alcanzado el 17 de abril. Un registro mejorable a partir de hoy y que llevaría al índice italiano a conseguir la mejor rentabilidad europea del semestre bursátil, que finaliza hoy.

Como puede verse en estas notas resumidas, la configuración general de los mercados de renta variable parece estar orientada a continuar con el repunte y quizás a reanudar la senda alcista abandonada a mediados de mes. Pero hay muchas diferencias de comportamiento y contradicciones entre Europa y EE. UU., así como entre varios sectores dentro de cada área económica.

Desde el punto de vista macroeconómico tenemos una divergencia que muy pocas veces se ve. Lo detectamos a partir del índice CESI elaborado por Citigroup, que contabiliza las sorpresas económicas, positivas o negativas, que llegan diariamente de los distintos indicadores macroeconómicos que se publican. Este índice marca un balance de +54 para la economía estadounidense, mientras que para la Eurozona el balance se sitúa ahora en -194. Significa que las sorpresas son en su mayoría positivas en los EE. UU. y casi solo negativas en Europa. Ya es raro ver señales diferentes entre las dos áreas, que están muy conectadas, pero en los últimos años nunca se había visto una diferencia tan marcada.

Sin embargo, los mercados siguen recompensando a Europa más de lo que están recompensando a las acciones estadounidenses.

¿Alguien lo está haciendo mal?

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Las estrategias de trading describe los objetivos financieros de un inversor, como la tolerancia al riesgo, los objetivos financieros a largo y corto plazo y el horizonte temporal. Como trader, es esencial realizar una investigación de mercado exhaustiva sobre las tendencias y patrones actuales antes de invertir. Una buena estrategia comercial debe ser consistente, objetiva, cuantificable y verificable. La planificación de estrategias comerciales ayuda a realizar inversiones efectivas en activos, que van desde bonos, acciones, futuros, ETF, entre otros valores. Después de crear y ejecutar una estrategia comercial, un inversor debe monitorear los mercados y administrar la cartera en consecuencia. Establezca tres estrategias eficientes para multiplicar sus ganancias como los profesionales de los mercados. INSCRÍBETE.