El comentario de Gerbino: crece la confusión del mercado

Publicado el: 22/04/22 2:09 PM

Es probable que la semana posterior a Pascua se vea empañada en gran medida por el cambio de tendencia que los bancos centrales produjeron ayer en los mercados occidentales por la tarde. Un vuelco rápido y profundo en Wall Street, que revirtió por completo el estado de ánimo mostrado por los mercados en la mañana.

De hecho, después de la debacle del -35% de Netflix, que lastró el miércoles al Nasdaq, pero no logró desglosar al mayor y más diversificado índice SP500, la sesión de ayer en Europa tuvo un buen comienzo.

Los índices europeos no se preocuparon por las debilidades de China, donde el Covid continúa replicándose, a pesar de los bloqueos prolongados y prolongados. La política de covid cero, que siguen las autoridades chinas, está poniendo a prueba la economía del gigante oriental, hasta el punto de que los departamentos de investigación empiezan a rebajar significativamente sus previsiones de crecimiento para este año. Nomura recortó su estimación de crecimiento del PIB por debajo del 4 %, mientras que la previsión objetivo del gobierno sigue siendo del 5,5 %.

Pero en Occidente todavía no hay un efecto dominó recesivo proveniente de China. Hay otras preocupaciones (guerra, inflación y tasas) en el centro de atención. La Bolsa de Shanghái, por su parte, está muy preocupada, hasta el punto de que ayer su índice completó una cifra bajista de cabeza y hombros con el objetivo de 2.965, muy por debajo del mínimo fijado en 3.023 con el profundo deslizamiento de marzo.

Me pregunto cuánto tiempo puede durar todavía esta eliminación del problema chino en Occidente, cuando hace unos años se necesitaba mucho menos de lo que vemos hoy para que las bolsas de todo el mundo entraran en pánico con la pesadilla de la desaceleración china.

La mañana europea, independientemente de China, registró buenas subidas, tanto en los índices europeos como en los futuros americanos, gracias al efecto galvanizador del buen informe trimestral de Tesla, presentado la noche del miércoles con los mercados cerrados, que hizo olvidar por un rato los dolores de Netflix. . Encabezando el grupo de listas europeas estaba la francesa, estimulada por la brecha, que creció bastante más de 10 puntos porcentuales, a favor de Macron, tras los sondeos realizados a raíz del cara a cara televisivo, que, como ya hace 5 años. , ha visto a Le Pen luchando con su pasado respaldado por Putin.

La calma en los mercados se prolongó hasta las 16:00 horas y permitió que los índices estadounidenses abrieran la sesión con una subida moderada. Luego, las ventas, al principio con fines de lucro, comenzaron a prevalecer, ya que los rendimientos de los bonos comenzaron a aumentar nuevamente. También porque en los últimos días ha habido un goteo de palomas que se han convertido en halcones, tanto en el tablero del BCE como en el de la FED.

Además, a las 19 horas estaba previsto un debate entre Lagarde y Powell, organizado por el Fondo Monetario Internacional. Así Europa ha reducido sus resultados, logrando aún cerrar en positivo con el Eurostoxx50 (+0,80%), pero con los principales índices bursátiles sin ningún orden en particular, oscilando entre el +1,36% del Cac francés y el -0,29% del FtseMib italiano.

Tras el cierre europeo, Wall Street siguió cayendo, a un ritmo cada vez más vertiginoso, también porque las palabras de Powell y Lagarde no desmintieron lo más mínimo la impresión que habían dejado los mercados, es decir, medio punto al alza en los próximos reunión de mayo de la FED y que el BCE frene rápidamente su QE y apruebe la primera subida de tipos del verano. Si pensamos que a principios de año el BCE descartó subidas de tipos hasta finales de 2023, el salto comunicativo parece impresionante.

Así rodó mucho el SP500, hasta los 4.394 (-1,48%), perdiéndose el gran salto del martes, y demostrando que la resistencia que representa la zona entre los 4.490 y los 4.520 es un obstáculo demasiado difícil de sortear en un contexto de agresión por parte del central. bancos.

Por tanto, el SP500 vuelve tristemente por debajo de la media móvil de 200 sesiones y modifica su plan de acción, un poco como lo hicieron los rusos en Ucrania cuando pasaron a la Fase 2. El principal índice de Wall Street, incapaz de romper la resistencia, ahora debe emprender defensa de los soportes, ya casi alcanzada en pocas horas. El mínimo de abril, que es el del pasado lunes, está a sólo 23 puntos del cierre de la sesión de ayer, que ha perdido 119 puntos del máximo inicial.El riesgo de que el rebote post-Pascua sea la clásica sacudida del gato muerto se vuelve mucho más insidioso. También porque se acumulan pistas de que el aclamado Nasdaq, la gallina de los huevos de oro desde hace varios años y también durante la pandemia, ha perdido su toque mágico, pues ayer también registró la segunda caída consecutiva (-1,98%) y ya ha traído su balance semanal provisional a la baja, superando el mínimo de la corrección de abril. Con el movimiento de ayer, el índice Nasdaq100 bajó de un rango de negociación de alrededor de 400 puntos. Es una señal de continuación bajista que no debe subestimarse , que proyecta una nueva caída de alrededor de 3 puntos porcentuales.

Un evento que también tendría consecuencias negativas en el hermano mayor SP500 y podría provocar un nuevo giro hacia los mínimos de marzo.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa