El comentario de Gerbino: ¿Cuándo terminará?

Publicado el: 8/09/23 1:50 PM

Ayer también continuó el goteo de sesiones negativas en Europa y Estados Unidos. El índice Eurostoxx50, que representa el mercado bursátil de toda la zona euro, ha alcanzado 7 índices consecutivos. Un poco menos negativo fue el contexto de la renta variable estadounidense, donde el SP500 sólo tiene tres sesiones negativas consecutivas, pero para ver un signo positivo en este índice, aunque sea por un breve período dentro de una sesión, es necesario remontarse al 1 de septiembre.

Es raro ver una serie negra como la que destaca en el gráfico del Eurostoxx50. Sin embargo, fue un movimiento bajista que fue todo menos violento. Ninguna de las 7 sesiones de caídas terminó con saldos negativos cercanos al -1%. Más bien, parece ser una liquidación ordenada pero continua producida por el desgaste de las ilusiones de que el mercado de valores puede seguir subiendo con la economía en declive y con una inflación que podría volver a aumentar, lo que llevó al BCE a continuar con una política monetaria agresiva.

Un goteo que aún no ha dado señales de capitulación definitiva, también porque la situación de la economía estadounidense se percibe mejor que la europea y la inflación es menos rígida en Estados Unidos que en Europa. Esta percepción produce una mayor resiliencia de los índices americanos, que de hecho se han comportado mucho mejor que los europeos, y con su ejemplo frenan a los vendedores europeos, que se muestran más atentos a lo que pasa en EE.UU. que en Europa.

Ayer hubo un claro ejemplo de esta situación. La tercera caída mensual consecutiva de la producción industrial alemana (cuarta caída de marzo a julio) confirmó los escenarios recesivos que ya habían surgido en los días anteriores y provocó una mala apertura para las acciones alemanas, arrastrando a todos los índices europeos a un hueco bajista. Es hora de recuperar la brecha y aquí, a las 11, un segundo golpe de realismo de la estimación del PIB de la eurozona para el segundo trimestre, que creció un mísero +0,1% trimestral frente a las expectativas del +0,3% de los analistas (quién sabe lo que vendrá al balance final del 3er trimestre…). Así, los índices de la eurozona volvieron a sus mínimos y esperaban con tristeza los datos estadounidenses sobre el desempleo a las 14.30 horas. Las solicitudes semanales de desempleo en Estados Unidos fueron inferiores a lo esperado, lo que muestra un mercado laboral aún sólido. Entonces se empezó a intentar interpretar cómo lo tomaría la FED.

Al principio prevaleció el pesimismo de quienes imaginan que la FED no está satisfecha con un mercado laboral demasiado robusto. Así, a las 15:30 Wall Street también abrió con un hueco bajista, también debido a Apple, que cayó tras las restricciones chinas al uso del iPhone por razones de seguridad.

Pero poco a poco se han vuelto a ver algunas compras, porque en EE.UU. siguen siendo preponderantes las apuestas a que la FED no subirá tipos en septiembre.

Las compras produjeron un repunte en los índices bursátiles en casi todas partes, que siempre lograron cerrar a la baja, pero muy por encima de los mínimos de la sesión.

El Eurostoxx50 resumió la evolución diaria de la renta variable europea en -0,41%, mientras que en EE.UU. el SP500 (-0,32%) y el Nasdaq100 (-0,73%) registraron caídas no muy diferentes.

La persistencia y continuidad del movimiento bajista, combinada con la débil recuperación en el tramo final de la sesión de ayer, sugerirían que un rebote técnico podría estar al alcance de los índices europeos y estadounidenses. Sin embargo, señalo que un rebote técnico no es una inversión de tendencia y que las grandes correcciones suelen requerir una capitulación del mercado para finalizar que vende a los indecisos y agota a los vendedores, enviando el índice al fondo. Hasta ahora ni en Europa ni en Estados Unidos ha habido signos de capitulación.

Es posible que un rebote hoy amortigüe parte de la inevitable negatividad de esta semana, pero si es así, no me haría ilusiones de que la caída haya terminado.

Si, por el contrario, la capitulación llega hoy, con un descenso que queda mejor grabado en la memoria, entonces podríamos pensar en el repunte la próxima semana.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa