El comentario de Gerbino: El escenario es complicado

Publicado el: 7/01/22 1:23 PM

La violenta y rápida porque inesperada toma de ganancias que inclinó los mercados estadounidenses el miércoles por la noche también rompió huevos en la canasta ayer para los índices bursátiles europeos, que abruptamente se alejaron de los niveles del miércoles. El índice sintético de Euroland, Eurostoxx50 (-1,53%), con una pérdida diaria no vista desde principios de diciembre, devolvió en un solo día casi todo lo que había ganado en las tres primeras sesiones atrevidas de 2021, y vuelve a estar más de 100 puntos del máximo de 2021. La toma de beneficios fue aún mayor en los dos índices locales que más habían corrido (Italia y Francia), mientras que el índice español lo hizo mejor, que recuperó todo en la sesión el fuerte gap bajista inicial prácticamente cerró en el punto de equilibrio.

Se esperaba que Wall Street mostrara una reacción, pero apenas se ha vislumbrado y ha sido insuficiente. La sesión de ayer mostró que el índice SP500 rompió el soporte de 4,700 en las etapas iniciales y cayó al mínimo de la sesión de 4,672, antes de intentar un rebote. Pero el movimiento de recuperación mostró poco brío y no logró extenderse más allá de los 4.725, antes de volver a la negativa y cerrar la sesión en 4.696 (-0,1%). El modo rebote, que apareció sólo correctivo, deja abierta la posibilidad de que hoy podamos volver a bajar, quizás probando la media móvil de 50 periodos, que hoy pasa de 4.655. Este apoyo natural, siempre bien considerado por los compradores débiles, podría brindar una segunda oportunidad de recuperación, quizás un poco más consistente.

Siempre que algunas declaraciones de las principales figuras de la Fed logren eliminar los temores de un endurecimiento de la política monetaria más rápido de lo esperado de las mentes de los inversores. Estos son los temores que surgieron de la lectura del acta de la última reunión de la FED, que asustó al mercado de bonos estadounidense en los últimos días, con las ventas de pánico de los Bonos del Tesoro y, en consecuencia, la subida de los rendimientos, que ahora están volviendo a niveles máximos. en el decenio alcanzado en marzo del año pasado, por encima del 1,70%.

La subida de tipos agrada solo al sector bancario, que de hecho aguantó bien la sesión del miércoles en EE.UU. y ayer en Europa, pero ciertamente no al resto de la economía hiperdeudada, ni a las valoraciones de las sociedades cotizadas, que con tipos de interés. más altos serían incluso más caros de lo que se percibe hoy.

El mercado fue tomado por sorpresa por las actas de la última reunión de la FED, que mostraban a los halcones dominando las palomas, y teme que, luego de exagerar antes con el cumplimiento monetario, la FED ahora exagera en el sentido de la restricción, logrando sacrificar. recuperación para detener la inflación.

Personalmente, no espero un comportamiento similar, pero en los mercados el número de inversores que temen está empezando a crecer de forma significativa.

Por tanto, el escenario futuro se vuelve más incierto y en los próximos días tendremos que verificar la naturaleza del repunte que intentará Wall Street, porque esto nos dará la percepción de quién tendrá el control del mercado en lo que queda de enero.

Si el rebote es impulsivo, logra superar el máximo de ayer y mantenerse por encima de él, entonces el control seguirá en manos de los compradores, quizás un poco menos atrevidos que antes, y se podrá retomar el camino hacia los 4.900. El aumento será la quinta y última ola a corto plazo de la ola III a mediano plazo.

Si, por otro lado, el SP500 demuestra ser incapaz de rebotar correctamente y rompe impulsivamente los mínimos de ayer y el promedio móvil de 50 períodos, cayendo por debajo del área de 4.630, el control probablemente se pasará a los vendedores, y tendremos que considerar ya concluida toda la oleada de mediano plazo III.

En este caso, menos probable por ahora, tendremos dos consecuencias importantes. La primera es que nos espera un periodo bajista de varias semanas, con un objetivo bastante profundo, por debajo del nivel de los 4.400. La segunda es que para ver alcanzada la zona de los 4.900 tendremos que esperar mucho más, quizás hasta finales de primavera.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa