El comentario de Gerbino: El extraño rescate. Primero susto, luego asegurar

Publicado el: 21/03/23 2:17 PM

La primera sesión de la semana estuvo condicionada en gran medida por el rescate de Credit Suisse, que se produjo a toda prisa por parte del Gobierno y el Banco Central Suizo y con un tour de force negociador cerrado justo antes de la apertura de los mercados tras el fin de semana.

Evidentemente, existía preocupación por la reacción del mercado ante una crisis bancaria prolongada. Después de todo, Suiza no es económicamente los Estados Unidos y ni siquiera es lo que alguna vez fue. No se puede jugar demasiado con fuego.

La prisa condujo a un extraño rescate, que inicialmente los mercados vieron con asombro reaccionar en la primera media hora de la sesión con copiosas ventas de banqueros.

Hay una serie de factores que causan preocupación. El primero es el “regalo” que las autoridades suizas le dieron a un reticente UBS, que no quería arruinar su imagen, al tragarse un banco claramente hervido. Para ello, quería tenerlo casi gratis. Inicialmente ofreció 1.000 millones por un banco que el viernes por la noche el mercado valoraba alrededor de 8. La presión y los poderosos incentivos ofrecidos por las autoridades suizas convencieron sin embargo a UBS in extremis de elevar la oferta a 3.000 millones para comprar todas las acciones, tarjeta por tarjeta. Recuerdo la generosidad de los incentivos concedidos a UBS: 9.000 millones de garantía por cualquier coste de fusión; 100 mil millones de liquidez disponible con una línea de crédito de emergencia; la cancelación de 16.700 millones de deudas de Credit Suisse, mediante la cancelación de bonos subordinados. Un montón de cosas, para que Davide Serra, el conocido director ejecutivo italiano del fondo Algebris, declare: “UBS ha hecho el negocio de su vida. Nunca en la historia un banco ha aumentado su NAV (Valor Liquidativo) en un 70% de la noche a la mañana”.

Algo tan llamativo que inicialmente los mercados se escandalizaron. También estaban desconcertados por la inusual reducción a cero de los bonos subordinados sin reducir primero a cero el capital expresado en acciones. Es absurdo, pero en Suiza las leyes lo permiten y el gobierno lo ha aprovechado para crear un solo superbanco sistémico, más fácil de supervisar que dos, y para dar la impresión política de eficiencia. Sin embargo, las muchas rarezas hicieron temer que algo estuviera pasando y que el impacto de las pérdidas en los bonos subordinados, a cargo de las instituciones que los poseen, pudiera extender el contagio.

Pero enseguida llegaron las garantías de las autoridades supervisoras europeas, quienes garantizaron que el BCE no hace esas cosas malas, y que los bancos europeos son sólidos, bien capitalizados y ni siquiera comparables a los suizos.

Así comenzó la recuperación del sector bancario europeo, que arrastró el repunte de los índices globales, que volvieron a ser positivos mucho antes del almuerzo. La constatación de que Wall Street también estaba ansioso por pasar página de las crisis bancarias permitió que los índices europeos cerraran con buenas señales positivas (Eurostoxx50 final +1,33% tras arrancar con -2% en la primera media hora) y recuperaran buena parte de El accidente del viernes pasado (pero no todo).

Incluso en EEUU, los aires de alivio produjeron un repunte en el SP500 (+0,89%) y también en el Nasdaq100 (+0,34% final tras tomar beneficios durante buena parte de la sesión).

Sin embargo, la recuperación del SP500 tampoco logró revertir por completo la caída del viernes.

La ruptura de los máximos del pasado viernes es, por tanto, la tarea que debe completarse hoy, tanto por parte de las listas europeas como de las estadounidenses, para poder prolongar la recuperación y dejar atrás los temores a las quiebras, al menos durante un tiempo.

Evidentemente, es demasiado pronto para declarar el fin de los problemas.

De alguna manera se encontró un parche a estas primeras crisis bancarias, gracias a la bien amada generosidad de los gobiernos: el de EE.UU., a costa del contribuyente ya favor de todos los cuentahabientes, ricos y pobres, de SVB; la suiza en clara ventaja de UBS. Pero también gracias a la recuperación más silenciosa del QE, o como quieran llamar a la inundación monetaria de emergencia que se ha vuelto a poner de moda en EEUU para rescatar y bancos.

Sin embargo, poco se habla del impacto macroeconómico de estas “manzanas podridas” del sistema bancario. Llegará y seguramente no será agradable, dado que el desembolso de crédito a quienes lo necesitan costará más en términos de intereses y garantías, y provocará una mayor contracción de las inversiones y también del uso de las tarjetas de crédito, que son por ahora la herramienta más utilizada por los estadounidenses para llegar a fin de mes, al mismo tiempo que pagan tasas de interés cercanas al 20%.

Pero tampoco se descarta la posibilidad de nuevas quiebras, ya que Yellen dejó claro que la protección de depósitos solo se aplicará a los bancos sistémicos. Por lo tanto, las pequeñas y medianas probablemente todavía verán cierres de cuentas y fuga de clientes hacia las grandes, tan pronto como se propaguen los rumores de dificultades, como sucedió en el caso de SVB.

Tal vez no ahora, ni esta semana. Pero recién ahora se ha destapado la olla y seguirá la ribollita de fallos. También porque el fuego debajo de la olla permanece encendido hasta que las tasas oficiales comiencen a bajar. Tengo curiosidad por saber qué dirá la Fed mañana por la noche.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Las velas japonesas son un patrón que muestra todo el movimiento del precio en un período de tiempo determinado. Hay dos colores básicos, verde y rojo, que determinan la dirección del precio. Son el arma ideal para una predicción correcta y, por lo tanto, órdenes rentables. El dinero irá directamente a tu bolsillo cuando ingreses las transacciones correctas. Por lo tanto, las velas japonesas son las herramientas para realizar el análisis correcto. No te pierdas este encuentro con un experto en los mercados.