El comentario de Gerbino: En el borde de la navaja

Publicado el: 20/12/21 2:42 PM

Si quisiéramos definir con una sola frase la última semana vivida por los mercados financieros, la llamaría «la semana de las ilusiones colapsadas».

No tanto por el balance semanal, que fue negativo para casi todos los principales índices bursátiles del mundo, sino por la dinámica que mostró.

Los resultados semanales fueron negativos principalmente en detrimento de algunos índices emergentes (los de India y Hong Kong perdieron más del 3%), pero también los estadounidenses recibieron un golpe no indiferente (Nasdaq100 -3,3%, SP500 -1,9%, como el Russell2000 de pequeña capitalización). Aparentemente menos peor fue para los europeos donde Eurostoxx50 (-0,9%) resumió una especie de media entre los mejores datos de Italia (-0,4%), España y Alemania (-0,6%), y los peores que los países más afectados por el aumento de las infecciones por Covid-19 y las próximas restricciones (Francia -0,9% y Holanda, el peor índice, -2%).

Pero lo que realmente molestó y causó pérdidas a los traders de varios días a corto plazo fue la oscilación de la volatilidad, que, después de llevar el índice SP500 de EE. UU., El macho alfa, liderando la bandada de acciones globales, dos veces a los altares (lunes 13 y jueves 16 de diciembre). ) para oler el aroma del máximo histórico del 22 de noviembre, los arrastró dos veces al polvo de la frustración, con dos vueltas perentorias.

La semana terminó así en la cuerda floja, dado que ambas caídas llevaron al índice estadounidense a apoyarse en esa zona de 4.600, por donde pasa la media móvil de 50 períodos.

La sesión del viernes logró cerrar por encima de ese nivel, con un último disparo al riñón que se parecía un poco a una última bala.

Hoy tendremos el enfrentamiento con una sesión trepidante, ya que el fin de semana fue un hilo de noticias alarmantes sobre las infecciones por Covid-19 en Europa. El crecimiento es un poco exponencial en todas partes y, si es cierto que la variante Omicron parece dar síntomas más raramente letales, es igualmente cierto que la multiplicación de infecciones podría desbordar los sistemas de salud y en pocos días hacer que los hospitales revivan situaciones comparables a las acontecimientos dramáticos del invierno pasado. Se suceden las alarmas de los directores médicos, que se preparan para la onda expansiva de las hospitalizaciones. Aunque la proximidad de la Navidad impide que los gobiernos tomen decisiones estrictas y restrictivas (la habitual y grave duda entre «la salud primero» o «la billetera primero»), el ritmo al que Omicron evita las vacunas y se multiplica es asombroso. Dinamarca y los Países Bajos ya han lanzado bloqueos totales, mientras que Londres está a punto de hacerlo y Alemania, Francia e Italia también están a punto de endurecer con nuevas prohibiciones de tráfico para tratar de frenar el impacto de la pandemia 2.0.

Los mercados obviamente se asustan, porque las vacaciones de Navidad para el PIB son el mayor contribuyente al crecimiento y ponerlos encerrados sería una bofetada violenta en la cara.

En los mercados asiáticos, la sesión de hoy ya ha mostrado mucho sufrimiento, con abundantes y generalizados signos negativos. El futuro en SP500, que cotiza 23 horas al día, está mostrando una caída significativa y muy por debajo de la marca de los 4.600, cuya ruptura equivale a dar un paso adelante cuando se llega al borde.

Si el índice subyacente, por la tarde, confirmara la gran ruptura de 4.600, que se ve en el futuro mientras escribo esto, las probabilidades de una caída bajista aumentarían mucho para probar los mínimos del pasado 3 de diciembre, en 4.495.

El patrón direccional volvería a enredarse y antes de las vacaciones de Navidad tendríamos que comentar sobre un ruido sordo en lugar de un rally.

Los índices de renta variable están aturdidos al filo de la navaja, mientras que el petróleo también parece haber vuelto a perder mucho brillo. Comprar la caída en los mercados en 2021 siempre ha dado sus frutos. Veamos si los atrevidos inversores estadounidenses vuelven a tener fe.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Los retrocesos de Fibonacci son populares entre los operadores técnicos. Se basan en los números clave identificados por el matemático Leonardo Fibonacci en el siglo XIII. En el análisis técnico, un retroceso de Fibonacci se crea tomando dos puntos extremos (generalmente un pico y un valle) en un gráfico de acciones y dividiendo la distancia vertical por las razones clave de Fibonacci de 23.6%, 38.2%, 50%, 61.8% y 100%. Una vez que se identifican estos niveles, se dibujan líneas horizontales y se utilizan para identificar posibles niveles de soporte y resistencia. Por esto, la evaluación del retroceso e impulso utilizando Fibonacci puede ayudar a los traders a establcer ganancias constantes. Te invitamos a este encuentro online para que puedas aplicar estos conocimientos y mejorar en tu trading. INSCRÍBETE