El comentario de Gerbino: Espera de mudanzas y envíos

Ayer esperaba un día decisivo, en el que el mercado de valores estadounidense mostraría sus cartas y decidiría el próximo movimiento direccional. En cambio, los inversores se tomaron un día para pensar y nos recordaron una vez más que el mercado elige no solo la dirección, sino también el momento. Por tanto, gráficamente, la situación en el principal índice mundial, el SP500 estadounidense, no ha cambiado.

En realidad, ayer hubo un intento de forzar la lateralidad. La renta variable estadounidense, representada por el futuro SP500, sufrió un ataque bajista justo antes del cierre de los mercados europeos que en una hora la llevó a caer de 3.803 a un mínimo de sesión de 3.768. Lo que significa casi un punto porcentual de pérdida y el quiebre del soporte indicado ayer en 3.775. Pudo haber sido el empuje decisivo para convencer a los inversores de intensificar el escape del riesgo e iniciar una corrección capaz de dejar una huella visible en los gráficos.

En cambio, una vez más, la debilidad momentánea fue tentadora para los compradores, quienes inmediatamente respondieron al llamado del codicioso lema «Buy the Dip» y trajeron el futuro de regreso para recuperar casi toda la caída y cerrar en un nivel de paridad sustancial.

Por tanto, la decisión direccional todavía se ha pospuesto para el futuro, que ya no me atrevo a predecir cuándo será.

Probablemente esta espera tenga que ver con el extraño asunto que involucra al infestado Trump, que en el mundo político estadounidense ahora todo el mundo niega siquiera saberlo, incluso los que se han limpiado los zapatos durante años.

La votación en la Cámara de Representantes debería realizarse mañana para iniciar el procedimiento de juicio político, presentado por los demócratas, si Trump no renuncia en estos días. Además del evidente voto a favor de los demócratas, se está alargando la lista de republicanos dispuestos a apoyar el juicio político, que en todo caso cuenta con la aprobación de antemano en la Cámara porque basta una mayoría simple, garantizada por votos democráticos. Después del sí de la Cámara, sin embargo, también se necesita el del Senado. En teoría, los votos necesarios para condenar a Trump en el Senado no están ahí, porque se necesita una mayoría de dos tercios, es decir 67. Por lo tanto, los demócratas deben encontrar 17 de 50 senadores republicanos que acuerden acusar a Trump de «incitar a la insurrección». No es fácil, pero cada día que pasa es cada vez menos imposible. Hay rumores de contactos entre Biden y el líder republicano en el Senado McConnell, quien aparecería a favor de continuar el juicio político también en el Senado. Después de todo, la destitución por juicio político le quitaría a Trump la posibilidad de volver a presentar una solicitud en el futuro. De un solo golpe, el ex todopoderoso se encontraría sin un futuro político y sin la pensión y los privilegios que la ley estadounidense reserva para los ex presidentes. El partido republicano podría reencontrarse y tratar de vacunarse contra el virus populista y soberano que lo ha infectado en los últimos años.

Sucede, sin embargo, que en los últimos años el virus soberano en Estados Unidos ha infectado a más estadounidenses que el coronavirus.

Trump aún controla la conciencia de los muchos millones de estadounidenses que votaron por él en noviembre, a quienes les lavó el cerebro con su ingenioso arte de comunicación agresiva mintiendo e insultando a sus enemigos en Twitter. Los movimientos de extrema derecha, empapados de racismo, conspiración y negación de la realidad, existieron incluso antes de Trump, pero con el multimillonario en el poder han crecido en número y agresión. A la policía le preocupa que estén preparando protestas aún más agresivas que las de la Epifanía, en muchas ciudades estadounidenses donde se han convocado protestas cerca del asentamiento de Biden, que tendrá lugar el 20 de enero. Por eso Washington está blindado con miles de policías y medidas extraordinarias de orden público.

Si este es el clima, es posible que también se necesite cierta cautela por parte de los inversores y que muchos, aunque confían en el futuro, todavía quieran esperar los desarrollos del lío político estadounidense. Sin embargo, no me apetece descartar, al contrario, la maniobra sorpresa del habilidoso Trump: la renuncia, que desactivaría el juicio político y mantendría sus prerrogativas y candor político para reaparecer en las futuras elecciones presidenciales. No hace falta decir que este movimiento podría generar un nuevo impulso alcista.

Mientras se espera que la madeja se desarrolle en Estados Unidos. El desafío debería resolverse en el Parlamento en estos días.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Forex es el mercado más líquido del mundo, con una oferta y demanda de dinero constante, en el que puedes operar durante todo el día.

Sus beneficios hacen que este mercado sea uno de los más populares entre personas que quieren generar ganancias en los mercados, sin embargo, sin una buena estrategia es imposible.

Por esto, este 14 de enero a las 19 (hora España) Carlos Guayara, trader profesional y estratega del Instituto Español de la Bolsa, presentará en detalle tres estrategias para aplicar en Forex en el 2021 para generar ganancias. Una hora de Cultura Financiera que no te puedes perder. ¡Inscríbete!