El comentario de Gerbino: esperando a que la FED rompa el tabú

Publicado el: 17/03/21 2:14 PM

No es fácil mantenerse en la cima cuando no hay entusiasmo. Especialmente si el gráfico ha estado empujando en una dirección alcista durante mucho tiempo y las correcciones son pequeñas pausas sin inconvenientes demasiado importantes. Y si todo lo que se imagina que sucederá en el futuro parece que ya se ha incorporado a los precios. Para ver nuevos impulsos, aquellos que te quitan el aliento y empujan a los administradores de fondos, en constante ansiedad por el desempeño, a perseguir los índices con compras compulsivas, que producen más extensiones, se necesitan nuevas narrativas.

Y es necesario que las narrativas sean las capaces de hacernos soñar, y desde luego no las que evocan posibles pesadillas.

Las bolsas llegan hoy a la cita con la FED y el viernes próximo a la de las 4 brujas (el primer vencimiento técnico contemporáneo de futuros y opciones sobre índices y acciones de 2021) después de haber incorporado ya todo el optimismo posible en los precios. Ya existen pronósticos sobre el crecimiento económico estadounidense este año que “llaman” aumentos del PIB cercanos al 7 que 6%, lo que llevaría a que la producción estadounidense restableciera la tendencia de crecimiento a los niveles de finales de 2019, cuando el coronavirus ya estaba comenzando a extenderse por todo el mundo, pero nadie lo había identificado todavía, y parecía que nada podía perturbar la economía Ricitos de Oro, es decir, el mejor de todos los mundos. Pero todo esto ya está en los precios.

Las vacunas estadounidenses están cumpliendo rápidamente sus promesas de inmunización, y para quienes las tienen y pueden administrar, el regreso a la libertad de movimiento y socialización es ahora cuestión de semanas. Esto también se ha dado ahora totalmente por sentado, hasta el punto de que, en Europa, ni siquiera los retrasos de vacunación que se acumulan, debido a los errores de los gobiernos y la Comisión de la UE, han detenido las listas de precios.

Abro un breve paréntesis sobre la situación de la pandemia europea, que está traspasando los límites de la tragedia para aterrizar dentro de los de la farsa. A los errores cometidos por la Comisión de la UE con las empresas farmacéuticas, cuando contrató y financió la producción de enormes cantidades de vacunas sin prever ninguna sanción por retrasos en las entregas, que se produjeron a tiempo, se han sumado en los últimos días a los increíbles pifias de los gobiernos de los principales países de Eurolandia. A instancias de una Merkel ansiosa por las derrotas electorales, y que no puede apoyar las protestas de los numerosos No-vaxes alemanes, varios gobiernos europeos han bloqueado la administración de la vacuna Astra Zeneca, tras la detección de varios casos de muerte de trombosis o embolia concomitantes con la vacunación. Sin preguntarse si estos números son más altos que las muertes normales por estas causas que ocurrieron antes de la vacunación, y sin comparar estos pequeños números con los que se cuentan todos los días para la mortalidad causada por el virus.

Si antes de entrar en pánico lo hubieran hecho, se habrían dado cuenta de que sin vacunación esas muertes habrían sido las mismas y que el retraso de incluso unos días en los planes de vacunación provocará algunos miles de muertes más a nivel europeo.

En resumen, el riesgo de morir por el virus es enormemente mayor que el riesgo de morir por cualquier efecto secundario no comprobado de la vacuna Astra Zeneca.

La suspensión repentina se decidió de todos modos, sabiendo además que no existía una alternativa inmediata a la vacuna Astra Zeneca y que, por tanto, la vacunación debería haberse reiniciado a los pocos días. Por ello, a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) se le ha encomendado la tarea de certificar la seguridad de la vacuna anglo-sueca para mañana, dejando claro que la respuesta debe ser necesariamente tranquilizadora. El parche parece mucho peor que el agujero, ya que también dará la impresión a los muchos teóricos de la conspiración No-vax de que la EMA puede ser condicionada por los gobiernos, con el resultado, ya adquirido y que aún podría crecer, de miles de cancelaciones de listas de espera. La historia es tan disparatada que, si fuera posible, daría mi entusiasta disposición para reemplazar a alguien que ha sido eliminado de las listas.

Volvamos a las cuestiones económicas más marcadas.

Otro, positivo para los mercados, pero ahora con grandes descuentos, es la llegada del helicóptero que lloverá 1,9 billones de dólares en los bolsillos de los estadounidenses esta semana. El nombre oficial del plan Biden es “American Rescue Plan Act” y el acrónimo nos da la impresión de un agradable sonido ARPA. Ahora el gobierno de Biden ya está pensando en la próxima ronda de gasto público para restaurar la desastrosa infraestructura de EE. UU., Pero se da cuenta de que todavía no puede aprovechar el déficit solo y cree que encontrará parte de los recursos necesarios con aumentos de impuestos para los más ricos y la mayoría en negocios. Esta noticia, sin embargo, no sería un dulce arpegio melódico para los oídos de los mercados.

Finalmente, política monetaria. Hasta ahora ha sido extremadamente acomodaticia, impulsando la prodigiosa recuperación de los mercados de renta variable en medio de la recesión y a pesar de la caída de los beneficios empresariales en 2020. Es gracias a este grifo monetario siempre abierto que las valoraciones de las acciones han superado globalmente los excesos de las lejano año 2000, que precedió al colapso del Nasdaq ante el estallido de la burbuja de la nueva economía.

Ahora el mercado de bonos empieza a temer la llegada de la inflación y se presenta con algunas dudas ante la presencia de la Fed, que esta noche comunicará sus previsiones económicas y los cambios de política monetaria. Ayer los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años volvieron al 1,63%, un nivel que solo se veía antes de la pandemia.

Powell y sus asociados no pueden salirse con la suya con las palabras pronunciadas en las últimas semanas, porque el mercado de bonos está demostrando no sentirse tranquilo en absoluto. Los mercados están desafiando a la Fed esta noche y quieren más que las simples frases tranquilizadoras que Yellen pronunció durante el fin de semana en nombre del gobierno sobre la inflación que subirá un poco y será controlada adecuadamente. ¿Qué quieren los mercados para calmar la ansiedad inflacionaria? Una declaración explícita de que la FED romperá el próximo tabú, que se llama “control de la curva de rendimiento” y significa la voluntad de manipular los precios, y por lo tanto los rendimientos, con compras específicas de bonos cuando sea necesario y por los montos que se consideren necesarios. , sin límites, para mantener aplastada la curva de tipos.

Esta es la política que el Banco de Japón ya ha iniciado durante años y ha sido adoptada por el australiano durante algunas semanas. Decretaría la lápida sobre la función que tienen los mercados de bonos de medir el riesgo y recompensarlo con el rendimiento que consideren justo.

Entraríamos en el terreno propio de los regímenes socialistas, donde los precios no los determina el libre mercado, sino la planificación estatal.

Es un poco fuerte, como reforma, me doy cuenta. Pero es la evolución natural del camino que se ha iniciado hace unos años con políticas de Flexibilización Cuantitativa repetidas y cada vez más omnipresentes, que han reducido el mercado a un simple mecanismo de transmisión de la espiral de endeudamiento cada vez más alta, que siempre requiere rendimientos nominales más cercanos. a rendimientos reales negativos nulos e ilimitados para permitir la sostenibilidad futura en detrimento del ahorro privado. Y eso hará que la desviación de estos ahorros hacia la renta variable sea cada vez más inevitable.

Si la FED rompe este tabú, las bolsas de valores tomarán otro vuelo y los mercados de bonos permanecerán protegidos de las compras de la FED.

Si Powell tartamudea las declaraciones poco confiables que Yellen ya ha dicho, entonces los mercados podrían corregir. Tanto los bonos como las acciones, porque el aumento de los rendimientos perturba a ambos. No será una corrección significativa, sino un tira y afloja con la FED. Lo que tarde o temprano romperá el tabú, porque no tiene otra arma a su disposición, a medio plazo, para mantener a raya a los mercados y evitar que se derrumben.

A la larga, inevitablemente, el rey se encontrará desnudo, como la Reserva Federal. Pero primero la manipulación de la realidad continuará un poco más.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Para nadie es un secreto que es posible generar ganancias con criptomonedas. Algunos piensan que es sumamente difícil, pero la realidad es que aplicando las estrategias de los expertos se pueden obtener excelentes resultados. Ya sea que se está iniciando en este mundo o tiene experiencia, lo invitamos a este encuentro de primera. ¡INSCRÍBETE!