El comentario de Gerbino: La brecha entre EEUU y Europa está creciendo

Publicado el: 5/06/24 4:31 PM

La sesión de ayer sorprendió un poco a los expertos, porque, aunque Wall Street había mostrado cierta capacidad de recuperación el lunes en la segunda parte de su sesión, cuando la bolsa europea ya estaba cerrada, volvió con el SP500 y el Nasdaq100 a poco de alcanzar máximos históricos, ayer las bolsas europeas se mostraron reacias a seguir la subida estadounidense.

De hecho, incluso pasaron toda la sesión en caída, con sólo un momento de vivacidad entre la hora del almuerzo y la apertura de Wall Street, cuando intentaron en vano borrar sus pérdidas. Con la apertura de la sesión estadounidense, tras comprobar que los índices americanos también parecían ayer un poco lentos en los primeros compases, los índices europeos retomaron su senda bajista para cerrar la sesión cerca de los mínimos de la mañana y con pérdidas diarias generalmente peores que el punto porcentual.

También ayer Wall Street revivió en la segunda parte de la sesión, cuando las bolsas europeas ya habían cerrado tristemente sus puertas. SP500 y Nadaq100 recuperaron sus pérdidas iniciales y ayer también cerraron en positivo.

El SP500 (+0,15%) y el Nasdaq100 (+0,29%) realizaron así una recuperación marcada por 3 mínimos ascendentes consecutivos, aunque ayer no lograron superar la resistencia formada por el máximo inicial de la sesión del lunes. Hay que decir, sin embargo, que actualmente la distancia de los dos principales índices estadounidenses con respecto a sus respectivos máximos históricos es de algo menos del 1% para el SP500 y del 1,3% para el Nasdaq100. Una cosita que podría abarcarse en una sola sesión eufórica.

Un clima completamente diferente se observa en Europa, donde el cierre negativo de ayer alejó al Eurostoxx50 de su máximo de varios años registrado el 2 de abril en 3,26 puntos porcentuales. Incluso el Dax, que en 2024 ha brillado como el mejor índice de Europa, al cierre de anoche se encontraba a un 2,63% de su máximo histórico del 15 de mayo.

Todo esto constituye una prueba de un claro rendimiento inferior al de los índices estadounidenses. Un hecho que ya hemos notado más de una vez en las últimas semanas y al que, después de lo que vimos ayer, nos vemos obligados a volver.

Lo haría utilizando el indicador de «relación de diferencial», también conocido como índice de fuerza relativa comparativa. Es una relación simple entre el valor de dos índices (o dos valores). Expresa una especie de relación de intercambio entre los dos valores. Tomamos como factores del ratio el índice europeo Eurostoxx50, en el numerador, y el índice estadounidense SP500, en el denominador.

Los valores crecientes demuestran que el índice del numerador está superando al índice del denominador. Valores decrecientes muestran, por el contrario, mejores resultados para el índice en el denominador.

Si observamos este índice desde principios de noviembre de 2023 hasta ayer, un período caracterizado por dos fuertes tramos alcistas intercalados con dos fases correctivas, observamos que el ratio de diferencial Eurostoxx50/SP500 se mantuvo bastante estable durante el primer repunte de un mes y medio. hasta mediados de diciembre de 2023; se deterioró drásticamente durante la primera corrección desde mediados de diciembre hasta mediados de enero de 2024; volvió a crecer durante el repunte de principios de 2024 hasta finales de marzo; permaneció oscilante, pero en dirección horizontal en la primera fase de la corrección de abril, y luego se deterioró significativamente en la segunda fase de la corrección hasta hoy.

Concluimos que las acciones europeas tienden a tener un rendimiento inferior durante las correcciones, en las que caen mucho más que el SP500. Sin embargo, cuando reina el optimismo, sigue el ritmo del índice estadounidense y, a veces, incluso le va mejor.

Nos encontramos ahora en un punto de divergencia evidente, con los índices americanos cerca de máximos históricos y los europeos mucho más cerca de los mínimos de la corrección en curso que de sus máximos históricos o de varios años. Se trata de una señal más de mala participación al alza, que se suma a las descritas en los comentarios de los últimos días, cuando hemos constatado que los índices estadounidenses subían gracias a una minoría de acciones y arrastrados por los dominadores del Nasdaq.

¿Es posible que los índices estadounidenses mejoren aún más sus registros históricos en los próximos días? Ciertamente. Pero este aumento sigue pareciendo bastante precario y con pocas posibilidades de continuar mucho más. A menos que los acontecimientos empujen a otros mercados y a otros inversores a subirse al tren del repunte impulsado por los alcistas.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El trading de acción de precios implica estudiar el desempeño de un valor, materia prima, índice o moneda para predecir movimientos futuros. Si el análisis de la acción del precio indica un posible aumento del precio, los operadores toman una posición larga, mientras que venden el activo en corto si esto sugiere una caída en el precio. Para comprender el trading de acción del precio, es necesario analizar patrones para identificar indicadores clave que afectan las inversiones. Los traders emplean varios métodos de acción del precio para predecir los movimientos del mercado y lograr ganancias a corto plazo. Empieza a ganar y seguir ganando con nuestra estrategia. INSCRÍBETE