El comentario de Gerbino: La voluntad de comprar sigue

Publicado el: 9/06/23 12:36 PM

Hay una diferencia entre una señal bajista y una corrección. Y no es un asunto baladí.

La señal bajista indica un impulso direccional contra la tendencia actual. La corrección es mucho más: es una nueva tendencia, al menos a corto plazo, que ya ha invertido la direccionalidad anterior. Para pasar de la señal bajista a la corrección, la señal debe continuar hasta la ruptura del último mínimo ascendente, decretando así la muerte de la tendencia alcista.

Lo que brindó el Nasdaq100 en la sesión del miércoles fue la señal bajista, ya que luego de algunas sesiones alcistas y sustancialmente lateral a la sesión del martes, produjo un fuerte impulso bajista, sin por ello violar el mínimo relativo ascendente anterior.

Lo que vimos ayer fue la reacción inmediata de los compradores, que volvieron enseguida.

Por lo tanto, hubo un repunte, incluso bastante grande (+1,27%). La inmediatez del rebote y su extensión argumentan a favor de la hipótesis de que la caída del miércoles fue generada por la realización de beneficios tras las sustanciales ganancias que se observaron durante unas semanas en los principales valores tecnológicos, principalmente por la generosa narrativa sobre las magníficas fortunas futuras. de Inteligencia Artificial. Pero el rebote de ayer nos dice que todavía hay muchos operadores que, en lugar de asustarse, no perdieron el tiempo comprando en la debilidad momentánea.

Si bien la caída del miércoles no logró romper el anterior mínimo ascendente del 31 de mayo y, por lo tanto, no mató la tendencia, ni siquiera la de corto plazo, sino que solo proporcionó una primera señal de debilidad, el rebote de ayer aún no ha borrado por completo la herida, ya que no logró recuperar todo el descenso y marcó un nuevo máximo superior al anterior (14.663) del 5 de junio. Podría si continúa hoy y principios de la semana que viene, pero de momento hay que ver que hay mucho más equilibrio entre compradores y vendedores.

¿Cómo se resolverá la batalla? Si el rebote tiene la fuerza para extenderse más allá del máximo anterior, la corrección será oficialmente refutada. Si, por el contrario, hoy o la próxima semana se producen otras tomas de beneficios capaces de llevar el índice tecnológico por debajo del mínimo del miércoles, entonces tendremos la certificación del cambio de tendencia y la apertura de una fase correctiva.

El SP500 se encuentra en mejores condiciones gráficas que su hermano tecnológico, ya que las sesiones de esta semana fueron dos bajistas y dos alcistas, con tendencia claramente lateral e incluidas en una caja estrecha, delimitada por la zona de soporte en 4.262 y resistencia en 4.299, probada 3 veces veces en 4 sesiones. Dado que el cierre de ayer (en 4.294 +0,62%) estuvo muy cerca de la resistencia, parece un poco más probable que se produzca una caída al alza que una ruptura del soporte. Pero, por supuesto, solo podemos hablar de probabilidades y no de certezas. Por lo tanto SP500 nos dará una indicación direccional cuando salga de su caja. Tengamos en cuenta que, de triunfar la ruptura alcista, este índice encontraría pronto otro fuerte obstáculo, ya que en los 4.325 le espera la fortísima resistencia del máximo del 16 de agosto de 2022.

La mayor parte de Europa parece bastante ajena a lo que ocurre en EEUU. Tanto el Eurostoxx50 como su principal contribuyente (el índice alemán Dax) mostraron ayer solo tímidos rebotes y no parecen tener mucha euforia para gastar. Hay que decir que Eurostoxx50 ya está en plena fase correctiva y desde hace unas cuantas sesiones. Ayer el rebote permitió que el índice alcanzara la línea de tendencia descendente que guía la fase correctiva, pero el intento de superarla fracasó. Después de todo, ayer llegó la estimación preliminar del PIB de la Eurozona para el primer trimestre de 2023 y por segundo trimestre consecutivo la variación fue del -0,1%. Esto significa recesión técnica. Débil todo lo que quiera, pero ¿quién puede apostar a que el segundo cuarto marcará un repunte? Todos los políticos y las distintas agencias especializadas en hacer predicciones que la realidad siempre niega han sido tomados por sorpresa, pero continúan impertérritos para descartar nuevas recesiones económicas.

Luego están también los que celebran la noticia, encerrados en su mundo al revés, y especulan que el BCE tendrá así una excusa para frenar las subidas de tipos. Entre ellos ayer parecía estar el índice bursátil italiano Ftsemib, que logró una vigorosa subida del +0,81% y superó con creces el obstáculo de la media móvil de 50 sesiones, acercando mucho más su línea de tendencia descendente, que aún marca el escenario bajista para corto.

Tengo mucha curiosidad por ver qué sucede la próxima semana.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa