El comentario de Gerbino: Los temores de agosto cada vez son más palpables

Publicado el: 21/08/23 11:23 AM

Agosto sigue confirmando su estacionalidad a la baja también este año, lo que lo sitúa estadísticamente entre los más tacaños en cuanto a satisfacción de los operadores.

La tercera semana del mes también trajo comportamientos negativos para todos los principales índices bursátiles del mundo, con un claro aumento tanto de la volatilidad como de los temores por el futuro inmediato.

En los EE. UU., los 4 principales índices bursátiles registraron caídas de más del -2% semanalmente. La peor aceleración a la baja se produjo en el Russell2000 de pequeña capitalización americana (-3,26%).

En Europa, la caída semanal la resume el índice Eurostoxx50 con un -2,48%, pero no fue uniforme. Los índices alemán, italiano y español perdieron menos del -2%, pero las bolsas francesas y especialmente las holandesas (casi -4%) mostraron un mayor pesimismo.

Caídas aún más fuertes en Asia, con el Nikkei japonés y el Kospi coreano por encima del -3%, Hong Kong incluso con un -6%, mientras que los índices chinos mostraron variaciones entre el -1,8% de Shanghái y el -3,2% de Shenzhen.

Para motivar la tercera semana de debilidad, la noticia nos trajo algunos hechos, también bastante contrastantes, que intentaré resumir.

La más sonada es sin duda la precipitación de la crisis inmobiliaria china, con la llegada a un punto crítico de importantes casos de insolvencia, como ya sucedió en 2021. Entonces el gobierno chino consiguió poner el polvo bajo una alfombra que el viento de agosto parece han descubierto de nuevo. En los últimos días ha ido creciendo la lista de grandes constructoras que están dando señales de crisis masivas de liquidez. El primero fue Evergrande, que había denunciado dificultades hace unas semanas y que el pasado viernes solicitó protección federal contra la quiebra en EE.UU., declarándose de facto su insolvencia. Pero otro gigante, Country Garden, también se prepara para reestructurar su deuda, luego de no pagar los cupones de los bonos el 6 de agosto. Finalmente (por ahora), incluso un gran fondo de bienes raíces con un nombre impronunciable (Zhongzhi Enterprise Group), un banco en la sombra real de $137 mil millones, ha suspendido los pagos a miles de inversionistas. Su insolvencia se suma a la exposición de deuda combinada de Evergrande y Country Garden de más de $ 500 mil millones. En pocos días, las sumas en riesgo de evaporación se han vuelto, por tanto, decididamente impresionantes, aumentando el nerviosismo de los mercados ante un posible contagio. El Gobierno chino resta importancia, pero mientras tanto ha suspendido la publicación mensual de estadísticas sobre el desempleo juvenil, después de que el porcentaje de jóvenes «sin trabajo» superara el 21% en julio.

Un segundo elemento de incertidumbre y preocupación parece ser, paradójicamente, la fortaleza de la economía estadounidense, que sigue arrojando sólidos datos macroeconómicos, en claro contraste con la debilidad de los indicadores adelantados, que desde hace meses anuncian una recesión que nunca llega. . Por el contrario, julio nos mostró una inflación que se está estancando y ha interrumpido su rápido descenso. Además, tras un mes y medio de fuertes subidas, el precio del petróleo se consolida por encima de los 80 dólares el barril. Así, las actas de la última reunión de la FED señalan una orientación de los miembros de la FED aún inclinados a realizar más subidas de tipos antes de final de año y a no considerar posibles recortes hasta 2025.

En estas semanas de agosto, el mercado de bonos se vio obligado así a reconsiderar sus expectativas, reduciendo las ilusiones de que pronto llegará el ansiado cambio en la política monetaria de la Fed, para posicionarse en expectativas de tasas más altas y por más tiempo. En términos concretos, este replanteamiento supuso un aumento de las rentabilidades especialmente en la parte larga de la curva del Tesoro estadounidense, lo que hizo que la rentabilidad estadounidense a 10 años volviera a repetir, apenas el jueves, el 4,33% obtenido a mediados de octubre del año pasado, coincidiendo con los mínimos de la bolsa.

Aunque el sentimiento de los inversores en las bolsas es bastante eufórico desde hace un par de meses, el cambio de expectativas sobre la inflación y los futuros tipos oficiales ha contribuido, junto con los temores asiáticos, a que se acentúe el descenso de los índices occidentales.

La semana que comienza hoy ve al SP500 ocupado tratando de continuar el rebote desde el soporte de la zona de 4.330, ya abordada el viernes pasado, luego de que en los días previos rompiera en gran medida la media móvil de 50 sesiones, que ahora podría actuar como resistencia en el 4.455 de área y sólo permiten un rebote técnico abocado al fracaso. En este caso, si el próximo pullback rompiera la zona de los 4.330, se completaría una cabeza y hombros bajistas que podrían ponderar la corrección hasta la zona de los 4.050.

La condición de los índices europeos también parece ser precaria. Eurostoxx50 logró agregar, con uñas y dientes, al apoyo representado por la mínima de julio, en la zona de los 4.200. La pérdida de este nivel podría favorecer el descenso a la zona de los 4.000.

Esta semana nos lleva a la reunión del banco central en Jackson Hole, que tendrá lugar del 24 al 26 de agosto. Los lectores con buena memoria recordarán que el año pasado Powell eligió ese mismo evento para dar una bofetada a los mercados y romper las ilusiones de tipos bajos cultivadas en verano. El resultado fue la caída que condujo al mínimo de 2022 a mediados de octubre.

La situación actual parece bastante similar, ya que hasta hace dos semanas los mercados de renta variable y renta fija descontaron esperanzas similares de un cambio monetario inminente que celebra los éxitos contra la inflación.

Sin embargo, las actas del FOMC parecen anunciar un discurso que podría rimar con el del año pasado. Quizás también por eso los temores se hacen cada vez más palpables.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El análisis técnico es una disciplina en el trading empleada para evaluar inversiones e identificar oportunidades mediante el análisis de tendencias estadísticas recopiladas de la actividad comercial, como el movimiento de precios y el volumen. A diferencia del análisis fundamental, que intenta evaluar el valor de un valor en función de los resultados comerciales, como las ventas y las ganancias, el análisis técnico se centra en el estudio del precio y el volumen. Conoce todo lo que los expertos no te han contado para que el análisis técnico te ayuden a multiplicar tus ganancias. ¡No te pierdas esta cita online! INSCRÍBETE.