El comentario de Gerbino: Miedo en Europa, confusión en EEUU

Publicado el: 24/11/21 1:34 PM

La semana bursátil, a ambos lados del Atlántico, evoluciona en dos líneas distintas.

En Europa, la sesión de ayer nos mostró un marcado deterioro en el estado de ánimo de los inversores, inclinado simétricamente con respecto a la inclinación de las curvas de infección de Covid, que en cambio están mostrando una cuarta onda cada vez más agresiva. Incluso ayer hubo informes de recuentos en constante crecimiento en Europa Central, tanto de nuevos casos de contagio, de ingresos en cuidados intensivos y, lamentablemente, también de muertes. Mientras tanto, Holanda tiene su sistema de salud casi colapsado y se ve obligado a enviar pacientes graves a Alemania, mientras continúan absurdamente las protestas de los No-Vax, que también quieren libertad de contagio entre los derechos civiles. Alemania sigue empeorando su pésima contabilidad, mientras que Francia también superó ayer los 30.000 casos.

La angustia de los gobiernos, que están preparando nuevas restricciones y cierres de actividades económicas no esenciales, también preocupa a las bolsas, que ayer experimentaron una nueva fuerte caída de los índices Euroland. Eurostoxx50, que las resume, cerró su quinta sesión negativa consecutiva con una aceleración a la baja (-1,26%). Pesado desde la apertura en el gap, trató de limitar sus pérdidas a la espera de noticias consoladoras de Wall Street, pero la primera parte de la sesión estadounidense no fue convincente y el cierre se acercó a los mínimos de la mañana. En Europa solo los índices de Austria y España contuvieron las pérdidas, también porque en los días anteriores les había ido peor que los demás, mientras que lo peor del día fueron los índices italiano y holandés, que ambos hicieron un -1,6%.

Si el estado de ánimo europeo, en su pesimismo, está bien definido, es decididamente ambiguo, es el americano. La impresión de las dos últimas sesiones es que los mercados disfrutan burlándose de quienes justifican sus movimientos con las noticias que difunden diariamente las agencias.

El lunes, los comentaristas de la prensa financiera acababan de tener tiempo de motivar el alza inicial de Wall Street con entusiasmo por el nombramiento de Powell para suceder a sí mismo por un segundo mandato como presidente de la FED, cuando el rotundo cambio que envió a los índices bursátiles fue negativo. Así que los reporteros tuvieron que luchar para corregir su «análisis»: los mercados estaban decepcionados porque preferían Brainard, que es más moderado que Powell.

Ayer el Petróleo se llevó la nariz por los comentaristas, quienes motivaron la caída del crudo de los días anteriores con la intención de EEUU, de acuerdo con otros países, incluida China, de poner algunas reservas estratégicas de petróleo para calmar los precios. Dicho y hecho. En cuanto se hizo oficial la noticia, confirmando los rumores de los días anteriores, el precio del petróleo, en lugar de caer, mostró un repunte espectacular de casi el 5%, de poco más de 75 dólares a casi 79 en tres horas. Aquí también, los conspiradores oficiales se dan la vuelta y buscan la motivación que explica la sorpresa, luego se encontró en la rumia de que los mercados se decepcionarían porque esperaban más y porque ahora temen la reacción de los productores de la OPEP ante este desafío lanzado por los compradores.

Entonces, si este es el caso, debemos tener en cuenta que el mercado se burla de Biden, y cada vez que decide algo (primero sobre Powell y luego sobre el petróleo) lo castiga yendo al lado opuesto a lo que le gustaría la «lógica». .

Personalmente, creo que los mercados de EE. UU. están un poco confundidos después de los plazos técnicos de la semana pasada y que las manos fuertes están jugando un poco con la volatilidad para limpiar el mercado de toxinas acumuladas durante el repunte constante y prolongado que ha comprometido los índices bursátiles de EE. UU. segunda quincena de octubre y la primera parte de noviembre, y preparándose para el rally de fin de año. Este mitin, según la tradición que casi siempre se repite, debería comenzar inmediatamente después del Día de Acción de Gracias (mañana) y la celebración del consumismo que tiene lugar el viernes con el asalto a las tiendas por el Black Friday, que abre la temporada de compras navideñas.

Ayer la sesión del SP500 comenzó bastante mal, en continuidad con la caída del lunes. El índice rompió el soporte de 4,673 en las primeras dos horas, aterrizando en el mínimo de la sesión 20 puntos por debajo. Tras unas horas de lateral, arrancó un rebote que recuperó toda la negatividad de la jornada y permitió un cierre sustancial del breakeven (+ 0,17%).

Así continúa la feria de las señales falsas. Después de falsificar la señal alcista de la ruptura del máximo histórico del lunes, ayer también se negó la señal bajista de la ruptura del soporte. Después de la trampa para el toro, ayer vimos una para el oso.

Es hora de las apelaciones, sostenidas por manos fuertes para sacudir el mercado con señales falsas y robar algo de dinero a los traders que siguen el análisis técnico. Para que no vayan a gastarlos en Black Friday.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


¿Qué pasaría si le dijéramos que tener una estrategia de trading no es suficiente, sino que tiene que adaptarse constantemente a las condiciones cambiantes del mercado y cambiar su comportamiento de una operación a otra? Si no se adapta a las condiciones del mercado en constante cambio, nunca podrá ganar dinero. Ante esto traemos una hora de Cultura Financiera en las que explicaremos cinco cambios sencillos que debe hacer de inmediato para aumentar las ganancias. ¡No te lo pierdas! INSCRÍBETE