El comentario de Gerbino: Primer paso en la dirección correcta

Publicado el: 20/04/22 12:52 PM

La sesión de ayer reanudó todos los mercados abiertos habitualmente, tras el desconcierto del lunes de Pascua, durante el cual los mercados europeos estuvieron cerrados, mientras que los americanos funcionaron, pero sin parpadeos.

Ayer se sufrió la reapertura europea, quizás por la indolencia estadounidense del día anterior o quizás por el temor a una escalada militar en Ucrania, ya que las tropas rusas han iniciado la denominada “fase 2” de su “Operación Militar Especial”. ese es el ataque a gran escala para conquistar (dicen «liberar») todo el Donbass y conquistar, después de muchas semanas de asedio, la ciudad mártir de Mariupol, para robar la salida de Ucrania en el mar de Azov.

La batalla se hace cada vez más cruenta y las esperanzas de un alto el fuego están por el momento guardadas en un cajón, encerradas por el convencimiento de la victoria de ambos ejércitos.

Así, las bolsas europeas pasaron la mañana cayendo hacia los 3.800 soportes de la zona del índice Eurostoxx50, a la espera de entender si el recrudecimiento de la guerra en EEUU habría cortado las alas a los índices americanos. Mientras tanto, la revisión de las estimaciones de crecimiento mundial por parte del autoritario Fondo Monetario Internacional también ha venido a echar sal en las heridas, que ha recortado la estimación del PIB mundial en casi un punto porcentual debido a la guerra de Ucrania y sus consecuencias económicas. Sin embargo, si la reducción en la tasa de crecimiento del PIB mundial fue del -0,8% (3,6%, desde el 4,4% estimado en enero), la relativa a la Eurozona fue mayor, -1,1% (del 3,9% en enero a sólo el 2,8% %). El golpe a la Eurozona ve especialmente penalizada a Alemania (rebajada de las estimaciones del 3,8% al 2,1%) e Italia (del 3,8% al 2,3%) por su mayor dependencia energética de Rusia, que debería por otra parte sufrir un recesión, con una pérdida de PIB del -8,5%, frente a un crecimiento estimado del +2,8% en enero. Es inevitable el hundimiento de Ucrania, epicentro de la guerra, que debería tener una monstruosa recesión del -35%.

Son datos que desde luego no llevan al optimismo.

Pero las relativas a EE.UU. han sido mucho menos desoladoras, demostrando que la economía estadounidense no tiene mucho que perder con esta guerra, que está fomentando para derrocar a Putin.

Para EE. UU., la caída en las estimaciones del PIB es solo del 0,3 %, y el crecimiento se reduce al 3,7 % desde el 4 % anterior.

Si a esto le sumamos el habitual efecto trimestral, que en los últimos días hace que varias cotizadas presenten cuentas en conjunto mejores que las expectativas de los analistas, se explica el porqué del comportamiento de los índices americanos, que arrancan la sesión inmediatamente con un fuerte rebote, abandonando la zona de soportes 4.400 del índice SP500 para dirigirse hacia la zona de resistencia de 4.470, borde superior del rango de negociación ocupado en las 5 sesiones anteriores.

El fuerte repunte de EE. UU. permitió que los índices europeos solo limitaran el daño y se recuperaran de los mínimos de la mañana. Así Eurostoxx50 cerró con un saldo del -0,47%.

Tras la sesión europea, Wall Street tomó un respiro, pero en la última hora y media de negociación volvió a dar un empujón hasta alcanzar, en el índice SP500, la resistencia de los 4.470, y cerró la sesión ligeramente por debajo, pero con un balance envidiable (+1,61% para el SP500 y +2,15% para el tecnológico Nasdaq100).

El poderoso repunte en Wall Street aumenta la probabilidad de que los mínimos alcanzados alrededor de Semana Santa sean un fondo desde el cual proyectarse hacia máximos históricos. Los soportes se trabajaron y tensaron correctamente, pero aguantaron.

Sin embargo, mantener los soportes no es suficiente para revertir la tendencia. También es necesario romper las resistencias, de lo contrario no se sale del rango de negociación.

Por tanto, la cuota de 4.470 del SP500 no solo se puede acariciar, sino que hay que abrirle paso con decisión. Más allá de 4.470, sin embargo, hay otros 3 obstáculos que superar (4.520, 4.590 y 4.637).

Ayer se dio el primer paso en la dirección correcta, pero no creas que estás fuera de peligro. El camino aún es largo y lleno de escollos. Y estas trampas para Europa están en Ucrania, mientras que para EE. UU. están en la Reserva Federal.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Dentro de su método, Wyckoff estableció varias reglas para que los traders las sigan y las observen. Los activos individuales nunca se comportan dos veces de la misma manera. En cambio, las tendencias se desarrollan a través de una amplia variedad de patrones de precios similares que muestran diferencias ilimitadas en tamaño, detalle y extensión. Cada vez que aparecen, cambian lo suficiente como para sorprender a los traders y confundir al mercado. Esto es conocido por muchos traders como el «fenómeno de cambio de forma». Esto significa que la única forma de deconstruir el precio de hoy es mirarlo históricamente. ¿Qué hizo ayer, el mes pasado, el año pasado? Esto infiere que analizar el precio de hoy fuera de contexto conducirá a conclusiones incorrectas.

La razón principal por la que los traders utilizan el método de Wyckoff es porque les permite reconocer los próximos movimientos de precios. Al marcar el final de una etapa de acumulación, los traders recibirán una alerta sobre el comienzo de un margen de beneficio. Luego pueden proceder a negociar en el lado largo. Por el contrario, el final de una fase de distribución marca el comienzo de una rebaja en la que los comerciantes pueden operar en corto. Cuando comprende las diferentes etapas dentro del ciclo de precios, le permite posicionarse para la próxima tendencia de precios esperada. Puede intentar comprar lo más cerca posible del comienzo del margen de beneficio y mantenerlo lo más cerca posible del final. Conozca los elementos fundamentales para ganar en los mercados con este método en una hora de Cultura Financiera.