El comentario de Gerbino: ¿Pueden ser suficiente siete semanas?

Publicado el: 23/05/22 2:21 PM

Después de mostrarnos el poco envidiable desempeño de seis semanas consecutivas de caída la semana anterior, los principales índices de Wall Street (SP500 y Nasdaq100) continuaron la serie negra también en la última semana, llevando el récord negativo a siete semanas.

Este es un récord que para el SP500 no tiene igual en la historia de este siglo, mientras que el más volátil Nasdaq100 ha tenido 8 semanas consecutivas de caída durante los dos feroces «colapsos» del milenio, en 2001 y 2008.

Como guinda podrida del rancio pastel, en la última sesión de la semana el índice USA SP500 también superó los mil puntos de caída e incluso el umbral oficial de entrada en el “bear market”.

Este umbral lo marcan los «usos y costumbres» de Wall Street en el descenso del -20% respecto a un máximo anterior establecido por el anterior «bull market» alcista. En este caso, a partir del máximo alcanzado el 4 de enero. Pues bien, el pasado viernes se superó esta medida de descenso, aunque el rebote final marcó una caída desde el máximo del -19% al final de la sesión.

El Nasdaq100 hacía tiempo que había tocado la campana del mercado bajista, por primera vez el día del comienzo de la guerra de Ucrania, el 24 de febrero. El viernes logró llevar la pérdida desde su máximo histórico hasta el -31 %, que es ligeramente peor que lo que perdió en la caída pandémica más rápida de 2020. Luego, el mínimo se detuvo en el -30 %. SP500 por otro lado, luego perdió -35%, eso es mucho más de lo que perdió en esta circunstancia. Una señal del diferente origen de este descenso en comparación con el descenso pandémico. Luego fue la economía real la que fue golpeada, mientras que la virtual del Nasdaq100 acentuó su dominio con los confinamientos. Esta vez, sin embargo, es el miedo a una subida de tipos lo que da miedo. Y tipos más altos obligan a bajar las valoraciones de los que tienen pocas ganancias y muchas deudas, que es la práctica de muchas empresas tecnológicas.

¿Por qué los medios financieros dan tanta importancia al número mágico -20%? No hay una razón precisa. De hecho, ni siquiera está claro por qué se ha instaurado esta costumbre, lo que lleva a la extraña consecuencia de que hasta el -19 % no hay que alarmarse, mientras que al -20 % quién sabe qué podría pasar…

Sin embargo, durante el fin de semana, los medios literalmente nos atronaron con esta «noticia», cuyo valor, para mí, es cero.

Habría muchas otras cosas extrañas a tener en cuenta. El espacio me obliga a elegir solo uno hoy y posponer los demás para los próximos comentarios.

Si este es un mercado bajista, no entiendo por qué, esta vez, afecta casi solo a Wall Street, dejando muchas menos heridas en otros importantes centros de acciones globales.

En la semana en la que el SP500 perdió más del -3 % y alcanzó el mercado bajista, el Eurostoxx50 se salió con la suya con un -1,25 %, lo que confirma un momento de rendimiento superior al del índice estadounidense que dura más de un mes. Todavía se mantuvo muy lejos del mercado bajista, con un -14,9% desde principios de año. En Europa, la Cenicienta del pasado, es decir, el FtseMib italiano y el Ibex español, lo han hecho mucho mejor desde principios de año (menos peor, para ser precisos), con alrededor de -12% para el primero y -2,6% para el segundo

Y qué decir de los índices chinos que, olfateando el fin del confinamiento y la vuelta a la normalidad sanitaria, marcaron la semana pasada un comportamiento incluso positivo (+2% el de Shanghái) y dibujaron un patrón de reversión alcista desde el abismo en el que parecían caídos. . Para explicar este vuelco, parece lógico incomodar la bajada de tipos implementada por el banco central chino.

Sí, precisamente el recorte de tipos, que choca con las alarmas de la FED (y desde hace unas semanas también del BCE), aterrada por la inflación y votada a muerte con el índice de precios al consumo, al son de subidas de tipos y a expensas de los mercados. Sobre todo el de renta variable, porque el mercado de bonos empieza a oler que el reto acabará con Powell teniendo que dar otro salto mortal, cuando la recesión empiece oficialmente y la devastación de las quiebras corporativas le obligue a cambiar de nuevo el rumbo de la política monetaria.

Ya sugiero un nombre con el que la estrategia adoptada por la FED en esta parte del siglo XXI puede pasar a la historia: la estrategia del borracho.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Los traders utilizan el flujo de dinero para determinar las características generales de la oferta y la demanda o un instrumento financiero en un intento de predecir su dirección futura. El alto volumen sugiere que hay un mayor interés, y si se combina con un movimiento más alto en el precio, a menudo se usa como una señal de un fuerte impulso alcista. Vigilar el volumen asegurará que esté en el lado correcto de la operación. Ante esto, utilizar el volumen para crear una estrategia ganadora es una decisión inteligente. ¡Aprenderá de los mejores en el mercado!