El comentario de Gerbino: Septiembre sangriento

Publicado el: 1/10/21 2:50 PM

Fiel a su reputación de bestia negra de inversores y traders alcistas, el mes de septiembre terminó con la repetición de la caída que el pasado 20 de septiembre había asustado a quienes ya no recordaban la cara de la baja, porque estaban demasiado acostumbrados a los mercados que «simplemente puede subir».

Así que ayer por la noche el gráfico de rendimiento mensual de los principales índices bursátiles mundiales mostró casi solo signos negativos, con algunas excepciones: India, Rusia gracias al petróleo, Japón, que sin embargo se alineó a la baja en la sesión de hoy, con una ola de más de 2 puntos porcentuales perdidos. Para todos los demás fue un septiembre sangriento.

Para confirmar el carácter correctivo de este mes, observamos que los peores de septiembre fueron precisamente los índices estadounidenses más aclamados a lo largo de este año: el SP500 en el mes perdió -4,76% y el Nasdaq100 tecnológico incluso -5,73%. El ejemplo bajista de EE. UU. Se copió casi en su totalidad de las bolsas de valores europeas, donde Eurostoxx50 perdió -3,53%. Hay que decir, sin embargo, que, gracias a las siete subidas mensuales consecutivas de las que han disfrutado los índices occidentales desde febrero pasado, la reversión de septiembre, aunque claramente visible en los gráficos, solo ha afectado a la evolución desde principios de año, lo que todavía se mantiene para casi todos los positivos de dos dígitos.

Septiembre terminó ayer “feo”, después de mostrar una caída persistente en los mercados de valores a lo largo del mes, con raras rupturas en los rebotes.

Para la jornada de ayer, la tarea de los inversores fue mostrar su resistencia ante la corrección en curso.

La mañana transcurrió con una apertura alcista con confianza por parte de los índices europeos, que intentaron prolongar el repunte de la jornada anterior.

Para alentar el optimismo fue el acuerdo en el Congreso de Estados Unidos para patear el tarro del plazo que habría activado el llamado «Cierre», es decir, el congelamiento de los pagos de los sueldos de los empleados federales y el cierre de muchas oficinas públicas. La fecha límite se ha adelantado del 1 de octubre al 3 de diciembre. Dos meses más para acordar la elevación del techo de la deuda, todavía en alta mar.

Le tomó poco tiempo entender que no era tan buena noticia, ya que dejó que el problema se pudriera, aunque nadie duda que tarde o temprano se encontrará el acuerdo para evitar el tonto de la falla técnica del Tesoro de Estados Unidos. como cualquier Evergrande.

Por lo tanto, en el almuerzo Eurostoxx50 ya estaba en negativo, esperando luz de Wall Street.

La apertura estadounidense del índice SP500, aunque ligeramente superior al lento cierre de la noche del miércoles, volvió a intentar el asalto en 4.385, el baluarte que el miércoles rechazó repetidamente las ambiciones del rebote. Pero incluso ayer nada que hacer. Habiendo alcanzado los 4.383 en los primeros minutos, el índice volvió a sentir resistencia, acelerándose a la baja mucho más allá del mínimo del martes, desde el cual comenzó el rebote del miércoles. Quebrado en 4,354, la caída terminó en 4,307 (-1,19%), coincidentemente en el mínimo del 20 de septiembre. Nasdaq100 se mantuvo un poco mejor, limitando el daño al -0,43%.

Sin embargo, el índice que cuenta, como líder del grupo de renta variable, es el SP500, lo que confirma que la corrección todavía parece estar viva y bien y con una excelente salud bajista.

La sesión de hoy está convocada para verificar la velocidad con la que se alcanzará el llamado “fondo”, es decir, el mínimo final de la corrección.

Dado que el futuro del SP500 continuó cayendo de la noche a la mañana, haciendo inevitable un golpe de apertura para los índices europeos, podemos suponer que el nivel de 4.300 se romperá hoy, acercando mucho esa zona de 4.250, que todavía considero como el objetivo mínimo de la corrección. .

No esperaba tanta prisa. Puede ser que hoy se vuelva a intentar el rebote que falló ayer, pero partiendo de niveles mucho más bajos y con una altitud de 4.400, la siguiente resistencia clave para decretar el cierre de la corrección, que ahora está a 100 puntos de distancia.

Tengo la impresión de que la ola C quiere dar unas bofetadas más a los toros antes de morir en la playa.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Españold de la Bolsa