Los comentarios de Gerbino: Deslizando los primeros soportes

Publicado el: 10/12/20 12:25 PM

Después de mostrar el lunes y martes la incapacidad de romper con fuerza el área de resistencia decisiva de 3.700, el péndulo tuvo que llevar el índice SP500 de regreso a los soportes. Y así sucedió ayer.

La mañana transcurrió con Europa subiendo, bajo la ilusión de que el índice estadounidense haría lo que había pospuesto en los días anteriores. Pero en Estados Unidos, el tiki-taka de los toros, que duró días sin poder marcar el gol decisivo, se agotó en los primeros minutos de la sesión en Wall Street, en la que se alcanzó un nuevo récord histórico más bien “loffio” en SP500, en 3.711 , solo 3 puntos más que el día anterior. Habiendo notado la falta de aliento de los compradores, los osos inmediatamente tomaron posesión de la pelota durante el resto de la sesión. Así Europa fue a cerrar en equilibrio (Eurostoxx50 e Ibex) o ligeramente a la baja (Cac y FtseMib) una sesión que por la mañana había mostrado ganancias aquí y allá de un punto porcentual. Solo el Dax ha servido al éxito de la negociación de Merkel con medio punto, que parece haber calmado a los rebeldes del Fondo de Recuperación de Hungría y Polonia.

Tras el cierre europeo, SP500 continuó su descenso hasta el soporte de 3.670, señalado ayer, que incluso fue superado (mínimo de sesión 3.660) y luego se recuperó en las etapas finales, para cerrar justo por encima, en 3.673.

Vimos así ese retroceso que llevaba días en el aire y que los excesos y diferencias acumulados habían llamado. La señal de reversión bajista es bastante clara, y es doble: una barra exterior, que también es envolvente bajista. Estas señales, cuando vienen después de impulsos muy prolongados y con excesos alcistas, suelen ser bastante fiables.

Pero ojo: sólo hemos visto el salario mínimo de un movimiento que llamar “correctivo” todavía parece bastante exagerado. Después de una subida del índice de EE.UU. del 14,5% desde los mínimos del 30 de octubre, la caída del -0,79% vista ayer sigue siendo un poco corta para volverse bajista. En las 27 sesiones que permitieron al índice acumular ese desempeño, hemos visto deslizamientos de hasta 2-3 puntos porcentuales, que no han podido revertir seriamente el movimiento alcista.

Por tanto, lo que hizo ayer el índice no es suficiente para hablar de corrección. Es necesario que los osos demuestren la capacidad de sostener la pelota durante más de una sesión y puedan proporcionar otras confirmaciones. El primero es dar un paso adelante con convicción a la baja que probaron ayer 3.670.

Pero el principal es poder desglosar el soporte mucho más importante de 3.594. Si tienen éxito, podremos confirmar que estamos en la ola 2, bajista y correctiva al primer impulso alcista que comenzó el 30 de octubre y finalizó ayer. Y tendremos que esperar un aterrizaje de las partes de 3.500 o incluso un poco por debajo.

Pero si fallan y los toros recuperan el balón, llevándolo más allá del máximo de ayer, marcarán el gol que fallaron en los últimos días. El escenario del “corazón de la onda 3”, que describí en los últimos días, se materializaría y debería llevar a los 4.000 puntos con bastante rapidez con impulsos agresivos y sin grandes correcciones. Diría que a finales de enero, más o menos.

Espero haber dibujado bastante bien los postes que delimitan el slalom para los próximos días.

Solo queda buscar las cáscaras de plátano que ayer hicieron perder la pelota a los toros.

Debemos dividir las responsabilidades entre más de un culpable. El primero es salvar las distancias entre demócratas y republicanos en el tira y afloja para lanzar el maxiplan de subsidios públicos en el Congreso en reemplazo del que expira el 26 de diciembre. El tiempo comienza ahora a ser un tirano y sin una asignación grande y oportuna de negocios y quiebras personales explotarán.

El segundo es el enfriamiento del entusiasmo por la vacuna, después de dos casos de reacciones alérgicas en los pocos vacunados el primer día de vacunación en Gran Bretaña.

Otra cáscara de plátano fue arrojada a los pies de Biden con la noticia de la reapertura de una investigación, que comenzó en 2018, sobre su hijo Hunter, la oveja negra de la familia del nuevo presidente. El cargo es de evasión fiscal, pero los investigadores ahora están ampliando la investigación para tratar también con China. El negocio sucio del hijo de Biden fue el caballo de batalla de Trump durante la campaña electoral. El ahora ex presidente tuiteó furiosamente que si esta noticia se diera antes de la votación, el 10% de los estadounidenses cambiaría su elección. No sabemos si eso habría sucedido, pero personalmente me parecería muy triste para la democracia descubrir que los investigadores mantuvieron todo en secreto para no perturbar la carrera de Biden. El hecho es que el problema corre el riesgo de que Biden ya se inicie con el pie izquierdo y podría estimular algunas protestas armadas peligrosas por parte de los partidarios de Trump.

El tercer y quizás más importante problema para los toros es la batalla abierta por 48 estados de Estados Unidos y la Comisión de Defensa de la Competencia contra Facebook, acusado de prácticas monopolísticas. Podría ser el primer caso de una serie destinada a extenderse a todos los grandes nombres del Nasdaq. Sin embargo, revela que el viento de favor político para la tecnología monopolista podría cambiar. La noticia se sumó a la del nuevo aumento de capital de 5 mil millones de Tesla. Quizás demasiado en un solo día, incluso para el estómago fácil de los “comerciantes de Robinhood”. De hecho, el índice Nasdaq100 sufrió el golpe, con una caída del -2,15%, que se comió el avance de las 6 sesiones anteriores. Destaca el -7% de Tesla y el -7,8% de Moderna, que debieron molestar a la desaparición británica del competidor Pfizer (que perdió “sólo” -1,67%).

Hoy es otro día y esperamos respuestas de los índices de renta variable. La mañana transcurrirá anticipándose al BCE, que amenizará la hora del almuerzo con el resultado de su reunión y la conferencia de prensa de Madame Lagarde, convocada para mostrar la parafernalia que el BCE pondrá en marcha para reactivar la economía europea. El destino de la sesión de hoy dependerá de ella.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El Brexit cambiará las reglas del juego y se puede convertir en un gran riesgo en los mercados… o en una gran oportunidad.

Aprende de un gran experto como sacar lo mejor de esta oportunidad y generar ganancias en los mercados en un encuentro imperdible con el gran Carlos Guayara. INSCRÍBETE