El comentario de Gerbino: Luna de miel en el más alto histórico

Publicado el: 21/01/21 3:33 PM

En un Washington blindado ayer, el rito de asentamiento de Biden tuvo lugar con solemne compostura. Trump y toda su familia abandonaron la Casa Blanca a primera hora de la mañana, con un apacible discurso, aparte de la habitual exaltación megalómana de su trabajo en los «4 años fantásticos». Sin embargo, trató de evitar recriminaciones e insultos. Prometió que continuará liderando el camino del movimiento patriótico que ha cultivado, tranquilizando así a sus seguidores más salvajes. Para el personal de Biden y el partido republicano, esta promesa debe haber tenido el sabor de una amenaza.

Entonces creo que en los próximos días el Senado intensificará la búsqueda de 17 votos republicanos para sumar a los 50 demócratas para decretar el juicio político que evitaría que Trump vuelva a postularse y continúe su carrera política.

El sistema estadounidense, después del susto que sufrió en los 4 años de poder turbulento de Trump y después del asalto al Congreso durante el Día de Reyes, ha parecido recientemente tener cierta prisa por neutralizar el cañón suelto.

Sin embargo, si se neutraliza a Trump, será mucho más difícil eliminar el trumpismo, que sigue fascinando al menos a 40 millones de estadounidenses y si el movimiento patriota se convierte en partido, quizás liderado por algunos de los hijos de Trump, no será fácil sanar las brechas que ahora están destrozando al pueblo estadounidense, plagiado en gran medida por el rico showman.

Ayer, sin embargo, aunque no se puede decir que se haya cancelado a Trump, al menos se pasó página y Biden pudo comenzar su difícil viaje.

Simbólicamente, inmediatamente después del juramento y como primer acto presidencial al ingresar a la oficina oval de la Casa Blanca, Biden firmó hasta 17 órdenes ejecutivas que anulan las medidas más discutidas adoptadas por Trump en los últimos años. Entre ellos se destacan el reingreso de Estados Unidos al acuerdo climático de París, el levantamiento de las restricciones de entrada a Estados Unidos para quienes proceden de la lista negra de algunos países musulmanes, el bloqueo de la construcción del muro en la frontera con México y la orden de usar mascarillas en las oficinas públicas. También proclamó el 20 de enero «Día Nacional de la Unidad» y, para dar un buen ejemplo, también reveló que Trump le dejó «una carta muy generosa». Un poco más y en algún tiempo estará jugando al golf con Donald en Maralago.

El clima relajado ha evaporado todos los temores de ataques y manifestaciones violentas de los partidarios de Trump. Luego Wall Street también pudo relajarse y participar en las celebraciones por el nuevo presidente con un bonito récord histórico, por todos sus principales índices: SP500, Nasdaq100, pero también Dow Jones y Russell 2000 de pequeña capitalización.

La dulce retórica de Biden reforzó las garantías dadas en el Senado el día anterior por la abuela Yellen y las acciones pudieron ir un poco más allá hacia la marca de 4.000 para el índice SP500, que ahora parece bastante cercano, dado que el récord histórico se elevó ayer a 3.860 puntos (+ 1,39%).

Al día de hoy es concebible que aún se pueda mejorar el récord, aunque a estas alturas sería natural que los índices decidan tomarse un respiro, dado que ayer SP500 llegó cerca del borde superior del canal alcista que lo tiene enjaulado desde el 5 de noviembre de 2020. Del Descanso, no se ve nada positivo en el horizonte que no haya sido abundantemente descontado.

Pero sabemos que cuando la euforia lo impulsa, es mejor no esperar sentido común de los mercados.

Especialmente cuando la luna de miel con el nuevo presidente acaba de comenzar.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El operar en el mercado Forex permite generar importante ganancias si mantenemos una estrategia correcta. Acompáñanos en una hora con Carlos Guayara para conocer las claves para ganar en el primer trimestre del año. ¡Inscríbete!