El comentario de Gerbino: ¿Mejor una mitad que un Trump entero?

Publicado el: 6/11/20 2:55 PM

El conteo electoral estadounidense avanza lentamente y Biden parece estar completando su recuperación gracias al conteo de votos por correo. A estas alturas, según datos de CNN, ha llegado a 253 grandes votantes asignados, frente a los 213 ganados por Trump. Todavía necesita 17 para alcanzar el fatídico número de 270 que le da la certeza de convertirse en presidente de los EE.UU. Debe encontrarlos entre los 72 que aún están en juego en los 6 estados que aún no han completado el recuento de votos. A él le bastará con ganar aunque sea un poco de lo que le queda por asignar, mientras que para Trump el camino se ha vuelto muy difícil, ya que para llegar a los 270 debe ganar en casi todas partes. El estado que por sí solo podría cerrar el juego es Pennsylvania, que vale 20 electores.

Para Biden es suficiente para ganar allí, mientras que Trump debe ganar absolutamente allí y en casi todos los otros 5 estados para ser asignado. La situación en Pensilvania es que todavía quedan alrededor de 350.000 votos y, en este momento, Trump lleva la delantera por unos 18.000. Pero Biden está cerrando la brecha gracias al voto por correo.

Por lo tanto, los datos oficiales probablemente ya deberían proporcionarnos hoy la victoria de Biden, pero esto permanecerá suspendido quién sabe cuánto tiempo, ya que el personal de Trump ya ha presentado apelaciones en ráfagas en varios estados y otros presentarán más. La mayoría los ha perdido, pero algunos han ganado. También anoche se presentó ante los reporteros en la Casa Blanca, repitiendo que los votos legales lo han elegido, mientras los opositores inventan el voto por correo para robarle la victoria. Obviamente anunció que la batalla legal continuará hasta la Corte Suprema.

Hoy debería ser el día de la revelación definitiva de las cartas en la mano de Trump. El Presidente saliente nos ha acostumbrado a trasmitir certezas con palabras que no corresponden a los hechos. La impresión es que más allá de las certezas del fraude comunicado con mirada triste, en realidad no tiene ninguna prueba sustentable en la corte, ni siquiera ante un Tribunal Supremo que en teoría le sería favorable, pero que probablemente preferiría no tener que intervenir.

La gran voz solo serviría entonces para tranquilizar a sus partidarios y hacerse oír por un partido republicano que ya parece estar pensando después de Trump. Y tal vez entre bastidores sus abogados estén negociando una rendición honorable.

Esta es la interpretación optimista de lo que está sucediendo. Este es el escenario al que han apostado los mercados en los últimos días, que también continuó la carrera alcista de ayer que se prolonga desde el lunes.

Los observadores a posteriori también nos explican que al mercado le gusta la idea de un Biden reducido a la mitad, que podría salir del conteo de los votos de la Cámara y el Senado. De hecho, podría suceder que la Cámara tenga una mayoría demócrata, mientras que en el Senado los republicanos podrían guardar su dominio para el tope roto.

Se nos dice que este sería el mejor escenario para Wall Street, ya que ataría las manos de Sleepy Joe, ya que ambas ramas del Congreso deben aprobar reformas importantes. Por lo tanto, Biden no podría aumentar demasiado los impuestos, aumentar demasiado el gasto público, afectar la enorme y creciente desigualdad que hace que la pequeña minoría de estadounidenses se beneficie del boom bursátil de los productores de tecnología Over the Top y los muchos millones de estadounidenses que han perdido el trabajo y también se arriesgan a no poder curarse si se enferman de coronavirus.

En resumen, diga lo que diga el ala demócrata radical, que apoyó a Biden tapándose la nariz, esta presidencia no podrá afectar el poder económico y el establecimiento de Wall Street, que Trump, al presentarse como el campeón de clase media, se ha financiado abundantemente con la desregulación, los recortes de impuestos y la renuncia a severas leyes antimonopolio contra los grandes nombres de la tecnología. Los gigantes del Nasdaq y las acciones de Wall Street emergerían entonces fortalecidos por la debilidad del poder central, en manos de un presidente que ya está lejos de ser un «corazón de león» y, desde que asumió el cargo, un pato cojo ( así llaman en Estados Unidos a un presidente que no tiene mayoría en ambas cámaras del Parlamento).

Pero, ¿será realmente así? ¿Trump realmente lo dejará ir después de unos días de disputas en la corte? Hay algunas posibilidades. No olvidemos que el personaje se ve llevado exclusivamente al interés propio.

Contratar un salvoconducto para sus propiedades y luego mudarse de la Casa Blanca, tal vez contarles a sus electores la historia a la que regresará en 4 años, más fuerte y más hermosa que antes, es un escenario bastante plausible. Pero no podemos excluir que en cambio su instinto de jugador y su ego herido le jueguen una mala pasada para convencerlo de forzar su mano, incitando a sus seguidores, casi todos fuertemente armados, a rebelarse para defenderlo  de las trampas de los amigos de China. Sería un gran problema para la estabilidad democrática, que los mercados no pueden ignorar.

El hecho de que las protestas comenzaran en muchas ciudades estadounidenses inmediatamente después de la votación, con marchas de facciones contrarias que intentan llegar a los golpes es un aperitivo del menú envenenado que los próximos días nos pueden revelar.

En resumen: todavía puede pasar cualquier cosa. Y como no tenemos una bola de cristal, analicemos los gráficos.

Ayer SP500 volvió a subir: + 1,95% para coronar 4 sesiones sensacionales, que llenaron casi por completo el descenso de las 14 sesiones anteriores. Sin embargo, cuando alcanzó el punto más alto admisible antes de que el escenario correctivo cambie drásticamente, se detuvo y pospuso la decisión hasta hoy. El máximo de ayer, 3.529, está justo en contacto con la línea de tendencia bajista que une a los dos descendientes más altos del 2 de septiembre y el 12 de octubre, que también es el lado de un gran triángulo que contiene el movimiento de los últimos 2 meses. Llegados allí, el índice más importante del mundo ha vuelto en unos veinte puntos.

Hoy, al final de una semana dramática para Estados Unidos y una semana festiva para Wall Street, tal vez tengamos la respuesta. Un claro rebasamiento pondría fin a la corrección y sancionaría que cada caída posterior será un simple retroceso, mientras se abre un nuevo capítulo alcista, destinado en los próximos meses a llevar el máximo histórico muy por encima de los 4.000 puntos.

Un descenso impulsivo, es decir, decisivo y profundo, que rompa claramente los 3.485 puntos, mantendría vivo el escenario que prevé una corrección aún por completar por debajo de los 3,209.

Todo lo que queda es esperar el rien ne va plus.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa