El comentario de Gerbino: Mercados listos para fin de año

La semana pasada, particularmente corta debido al calendario, que este año reservó solo tres sesiones completas para las bolsas de valores antes de las vacaciones de Navidad, fue de dos caras. De hecho, provocó un susto bajista en la primera sesión semanal del lunes 21 por la variante inglesa del Coronavirus, que sacudió las certezas de los mercados sobre la rápida salida de la pandemia.

Pero el susto solo logró hacer retroceder al índice Eurostoxx50 de la zona euro para apoyarse en la media móvil de 50 sesiones, la que fue superada airadamente el ahora lejano 5 de noviembre y desde entonces ha acompañado la poderosa recuperación de la bolsa al alza. Europeo.

Con toda la euforia que ha construido noviembre, bastó para devolver la serenidad que los expertos brindaron esas seguridades que bastan para el eufórico: «de momento no tenemos elementos para creer que la variante inglesa puede provocar la ineficacia de las vacunas». Para quienes tienen sentido común, es una frase que insta a la precaución. Para los eufóricos significa «no pasó nada».

Mientras tanto, el Congreso de Estados Unidos ha lanzado rápidamente el nuevo paquete (¡más de 5.000 páginas! ¡Ay de los que se quejan de que las leyes son demasiado complicadas y prolijas) de ayuda económica a los desempleados y las pequeñas empresas: gasto total 900 miles de millones de dólares más otros 1.400 para que el gobierno pueda pedir prestado para cubrir la ley de presupuesto que prevé esa cantidad de gasto deficitario.

Por tanto, los días siguientes se dedicaron a la recuperación inmediata y los mercados se presentaron para cortar el panettone navideño prácticamente donde habían terminado la semana anterior, anulando la pifia del lunes.

En Europa Eurostoxx50 en el área de 3.540 y el Dax alemán casi en 13.600. En EE. UU. SP500 en 3.703 y el Nasdaq100 justo por encima de 12.700, menos de 100 puntos desde el máximo histórico.

El deseo de mejorar de inmediato los máximos históricos apenas se vio frenado por el largo parón navideño, que desaconsejó estar totalmente invertido con las bolsas cerradas durante prácticamente 4 días y por las rabietas de Trump, quien criticó el plan bipartidista por indecente y retrasó la firma, dejando abierta la posibilidad del cierre, que es el cierre del gobierno por falta de dinero, que entraría en vigor esta misma noche.

Pero la Navidad (o tal vez los juegos de golf en Florida) también ha calmado al pícaro presidente saliente y justo ayer llegó la firma con los dientes apretados que despeja todas las dudas y permite que 14 millones de parados reciban otras 13 semanas el subsidio que habría expirado sin esa disposición bipartidista y que las oficinas públicas reabrieran regularmente.

Así que realmente creo que lo que los mercados apenas se abstuvieron de hacer la semana pasada, es decir, el ataque a máximos históricos (los de EE. UU.) o al menos a los pospandémicos (índices europeos), se abordará hoy, otra lágrima eufórica más.

Una vez más, las correcciones resultaron ser fugaces y breves. Una vez más, el regreso a la media móvil de 50 sesiones se consideró una oportunidad de compra.

Una vez más fueron los obsequios fiscales y monetarios los que estimularon el entusiasmo del mercado.

No hay nada que hacer más que adaptarse y no hacer demasiadas preguntas si todo esto tiene sentido.

La nueva tarea de las bolsas de valores ya no es la que era, es decir, medir la rentabilidad de las empresas cotizadas y el crecimiento del sistema económico. La demolición de los fundamentos por parte de gobiernos y bancos centrales ha cambiado las connotaciones de las bolsas de valores.

Ahora su tarea es albergar la liquidez donada por los estados y los bancos centrales a quienes no la necesitan, para que puedan utilizarla para especular infinitamente al alza. O más bien, hasta que los bancos centrales toquen la campana del fin del juego.

¿Se acumula la miseria en las calles? Entonces, ¿habrá que pagar las deudas? ¿Llegarán los nudos tarde o temprano a un punto crítico?

Por supuesto. Pero para los mercados esto sucederá más tarde, porque los bancos centrales han dicho en todos los idiomas que no tienen prisa por sacar el juguete del dinero de las manos de los especuladores.

Así que primero necesitas hacer otro paseo en el lomo del toro. Pensaremos en las consecuencias más tarde. El largo plazo ya no existe.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


En el éxito del trading es fundamental el análisis técnico, basado en los indicadores.

Los indicadores son cálculos que se presentan como líneas en los gráficos y ayudan a identificar señales y tendencias en los mercados.

En este encuentro con Carlos Guayara, trader y estratega del Instituto Español de la Bolsa, nos explicará que indicadores tener en cuenta y como analizarlos para llenar nuestras cuentas de trading de dinero.

Inscríbete en nuestro último webinar del año.