El comentario de Gerbino: Vuelve el confinamiento y el panic selling

Publicado el: 29/10/20 3:07 PM

Que los mercados fueron tomados por sorpresa por la ola otoñal del coronavirus y entraron en pánico es una observación que incluso aquellos que no están familiarizados con los virus o los mercados pueden hacer.

Después de todo, basta con tomar la clasificación de las infecciones diarias y la del desempeño del mercado de valores de ayer (comenzando con el peor) y podrá ver más o menos los mismos países.

Ambos rankings representan el pánico de quienes se enfrentan a un fenómeno inesperado que cambia el escenario hipotetizado unos días antes.

Para los mercados es una situación bastante frecuente, ya que, digan lo que digan los teóricos de la racionalidad del mercado, que siempre logran explicar lo sucedido con razonamientos aprendidos, el comportamiento de las bolsas está dominado por las emociones, por la alternancia de sueños y miedos.

La racionalidad no es la regla, sino la excepción.

Lo que me deja muy perplejo y amargado es el comportamiento de los gobernantes de todo el mundo occidental.

Pienso en los trágicos días de primavera en los que Europa se cerró en casa, asustada por el nuevo enemigo invisible y letal. Entonces el sistema de salud de todos los países europeos fue sometido a la prueba más dura y logró resistir gracias al heroísmo de las tropas sanitarias que domesticaron el virus con dificultad y el sacrificio disciplinado de la libertad de movimiento de la población, que es uno de los pilares de la civilización y democracia occidental. El costo, adicional a la pérdida de muchos miles de vidas humanas, fue una recesión feroz que atravesó la producción del segundo trimestre y obligó a los estados a incurrir en enormes déficits para proporcionar subsidios a personas y empresas con enormes dificultades y a los bancos centrales para imprimir ríos de dinero para financiar esta deuda y permitir que las economías no se derrumben por completo.

Una vez que pasó la ola, mientras el virus se movía para sembrar la muerte en los EEUU y en los países menos desarrollados, los científicos nos advirtieron que el virus regresaría en otoño y los gobernantes prometieron que nos encontrarían listos para combatirlo. No más cuarentenas generalizados. No más hospitales colapsados. No más la emergencia de aquellos que son tomados por sorpresa por un devastador evento natural. Los meses de respiro de verano habrían permitido organizar el sistema para afrontar adecuadamente la segunda ola y las economías podrían haberse recuperado rápidamente. Falsas promesas.

Llegó el verano y las vacaciones, con playas y discotecas que se llenaban de gente desprotegida. Mientras tanto, la burocracia recuperó el control de la situación. Un dominio que en realidad nunca ocurrió, sino que solo se aflojó. Llegó septiembre y con el regreso de las vacaciones y la reanudación de las actividades escolares y laborales se pudo constatar que poco se había hecho de lo prometido. Poco en hospitales. No se ha hecho nada en el sistema de transporte, que no se ha mejorado en lo más mínimo, por lo que el transporte público de las ciudades y las líneas ferroviarias locales han visto los habituales asaltos en hora punta, sin posibilidad alguna de garantizar el necesario distanciamiento social. Mientras tanto, las estadísticas nos dicen que el sector de los autocares turísticos está parado desde marzo, con más del 80% de los vehículos detenidos y los conductores en paro. Nadie ha pensado en combinar estos vehículos con el transporte programado en horas punta.

Se ha producido mucho “humo” en el caso de las escuelas, para permitir la opción ideológica de exigir la reapertura en presencia de todas las escuelas, incluidas las escuelas secundarias, cuyos estudiantes viajan en transporte público inadecuado. Nadie pensó que hoy en día no hay ningún estudiante de secundaria que no tenga un teléfono inteligente y, por lo tanto, no pueda conectarse para el aprendizaje a distancia. Es mejor que se muevan todos los días a la misma hora en el transporte público abarrotado para demostrar que han vuelto a la normalidad.

Los fondos asignados y fácilmente disponibles para los gastos de atención médica del ESM todavía están allí. Ningún estado de la UE los ha solicitado para no sufrir “el estigma de los mercados”. Traducción: no mostrar que lo necesitamos y ser considerados por lo que somos.

La App que se suponía que permitía el seguimiento y control de todos los infectados no funcionaba en absoluto: pocos la descargaban y algunos infectados no comunicaban su situación al sistema, incluso  por miedo al “estigma”. No de los mercados sino de la sociedad.

Solo hay una palabra para describir el plan de defensa contra el virus puesto en marcha para afrontar la partida de póquer de otoño contra el coronavirus: farol, acompañado de la esperanza de que los científicos se equivocaran en sus predicciones.

He descrito brevemente el comportamiento seguido en toda Europa.

El resultado está ahí para que todos lo vean. Ahora ningún país europeo tiene la situación bajo control, la curva de contagio en todas partes ha tomado inclinaciones exponenciales, los sistemas de salud reviven las situaciones de marzo y el espectro del encierro total de todo un país se ha materializado de nuevo con el anuncio del presidente francés anoche, Macron, que inició en Francia la cuarentena durante un mes a partir de mañana. Alemania también anunció severas restricciones generalizadas en todo el territorio nacional para el 2 de noviembre.

Si Francia y Alemania son los líderes políticos de Europa, se supone que otros gobiernos los seguirán.

Con este cuadro dramático de una carrera a escondidas, en los próximos días incluso las oficinas de estudios institucionales (FMI, OCDE y agencias de calificación) muy buenas para hacer predicciones retrospectivas, como un conductor que conduce mirando solo por el espejo retrovisor, revisarán todas las estimaciones de recuperación optimistas anteriores.

Por tanto, no es de extrañar que el pánico se haya apoderado también de las bolsas y ayer se revisara uno de los clásicos “baños de sangre” en todas las listas europeas: Eurostoxx50 -3,49%; Dax -4,17%; Ftse-Mib -4,06%. El pánico europeo también contagió a Wall Street, con un declive del mismo tamaño: SP500 -3,53% y Nadaq100 -3,93%. El Vix, el índice del miedo a una baja se ha disparado y ha alcanzado los 40, más allá de los máximos del anterior tramo bajista de septiembre.

Con el movimiento de ayer, el SP500 alcanzó 3.261, rompiendo también el soporte del área de 3.295, que en el pasado había contenido su vehemencia bajista 3 veces. Los indicadores de exceso a muy corto plazo están muy sobrevendidos y también se pueden ver divergencias alcistas significativas en los gráficos horarios. Además, se puede observar que anoche Asia no siguió en absoluto al pánico occidental, demostrando mucha más resistencia, tanto al virus como a la desesperación bajista de las listas.

Esto sugiere que hoy, con los cierres oficiales, podemos ver un repunte técnico, si la mañana europea logra contener las ventas de los recién llegados.

Si este es el caso, podemos considerar agotado el impulso central (onda 3) de la onda bajista (C). El rebote de los próximos (pocos) días debería clasificarse como onda correctiva 4 y luego debería dar paso a la onda bajista final (la 5) que pondría fin a la corrección de otoño con una alta probabilidad de romper los mínimos de septiembre.

Obviamente, si no vemos rebotes hoy, todavía estaremos dentro de la extensión del impulso bajista de la onda 3 y la película se estirará un poco.

¿No dije nada sobre las elecciones estadounidenses? Cierto. Porque incluso en este tema andamos a ciegas, a pesar de las encuestas, que ya estaban equivocadas hace 4 años.

Y de todos modos, los mercados irán a donde necesiten ir, independientemente de quién gane.

Pierluigi Gerbino  – Estratega del Instituto Español de la Bolsa