El comentario de Gerbino: Acciones con hambre, se renuncia a los bonos

Publicado el: 4/03/24 3:45 PM

Después de un cierre de febrero cercano a los máximos históricos o al menos multianuales de varios índices bursátiles de todo el mundo, la primera sesión de marzo, que concluyó la semana pasada, puso la guinda al pastel, iniciando a un ritmo acelerado incluso el tercer mes. de 2024.

Un aumento que comenzó en noviembre y que después de ya cuatro meses de ascenso eufórico, en las notas que tocan los informes trimestrales de las empresas con los dedos en el pastel de la inteligencia artificial, no quiere descansar un poco con una corrección saludable. de al menos 5 o 6 puntos porcentuales de descenso desde los máximos, lo que sería necesario para descargar los osciladores que desde hace semanas señalan sobrecompra y divergencias bajistas en muchos índices importantes (SP500, Eurostoxx50, Dax, por citar los principales ejemplos).

En las últimas semanas, para prolongar la subida, los gurús han tenido que desviar la atención de las expectativas de recortes de tipos, porque la solidez del ciclo económico estadounidense ha convencido a todos de que no se producirá el tan esperado «aterrizaje suave» de la economía, o al menos es poco probable que suceda ya este año.

Esto significa que la política monetaria restrictiva de la FED aún no ha acabado por completo con el deseo de gastar desatado por las colosales bonificaciones monetarias y fiscales de los años del Covid. Así que no tiene demasiadas razones para profundizar.

Además, incluso la inflación (los bancos centrales miran la «básica», es decir, sin tener en cuenta los precios de la energía y los alimentos no envasados) tras una fase inicial de deflación bastante rápida gracias a la salida de la base de cálculo de los peores meses de 2022, es mostrando ahora una estabilización muy por encima del objetivo que los bancos centrales quieren alcanzar (2%).

Los tiempos de recuperación, que los mercados de bonos y acciones esperaban que fueran rápidos hasta finales de 2023, parecen serlo mucho menos.

Así, incluso las previsiones de recorte de tipos oficiales, que en diciembre para los mercados estaban a 5 o 6 peldaños del 0,25%, con el primero en marzo, han tenido que ajustarse, hasta el punto de que las expectativas se han alineado ahora con las previsiones medias que que la FED realizó en diciembre y que recibió frambuesas del mercado. Ahora sólo se esperan tres recortes y el primero se verá más en julio que en junio.

Los mercados de bonos, que fijan los precios únicamente en función de las expectativas futuras sobre la rentabilidad, han tenido que sufrir el error de previsión y desde principios de año se han visto obligados a incorporar tipos más altos, recuperando alrededor de cuarenta puntos básicos de rendimiento sobre los diez al año y alrededor de cincuenta en el Bund alemán.

Dado que los precios van en dirección opuesta a los rendimientos, el desempeño de los mercados de bonos se volverá negativo en 2024.

Pero los mercados bursátiles, que hasta otoño de 2023 también utilizaban como motor la tendencia de las expectativas de rendimiento, empezaron a cambiar de combustible a partir de noviembre.

Ya no previsiones sobre los tipos y el comportamiento de la Reserva Federal, sino sobre los beneficios empresariales. Y como los informes trimestrales de los siete magníficos del Nasdaq eran casi todos magníficos, y el peso de estos gigantes equivale a más de un tercio del índice SP500, la bolsa se vio arrastrada hacia arriba por el relato fantástico sobre los prodigios y los beneficios de la inteligencia artificial.

Hasta aquí la Reserva Federal.

El FOMO (miedo a perderse la fiesta) es tan alto que el viernes no esperamos ni un minuto para continuar con la recuperación del pasado jueves, que había cerrado el mes de febrero cerca de máximos históricos.

La primera sesión de marzo superó inmediatamente los máximos históricos tanto del SP500 como del Nasdaq100, y el índice Russell2000 de pequeña capitalización también quiso participar en el brindis, violando el máximo del año pasado.

Incluso Europa, aunque la situación económica no es muy buena, ha continuado su ascenso silencioso pero constante, mejorando máximos históricos (Dax) o máximos de varios años (los demás índices).

Cuando domina la euforia no debes resistirte. De todos modos, es inútil gritar lobo cuando nadie quiere verlo. Espero que no sea inútil, sin embargo, recordar que nunca ha ocurrido que los índices permanezcan en exceso alcista para siempre.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Los «time frames» o marcos temporales son una herramienta fundamental en las estrategias de trading, ya que proporcionan una perspectiva temporal sobre el movimiento del mercado y permiten a los traders tomar decisiones informadas. Estos marcos temporales pueden variar desde minutos hasta semanas o incluso meses, y cada uno ofrece información valiosa sobre la dirección y la fuerza de la tendencia, así como sobre la volatilidad del mercado. Uno de los aspectos más importantes de utilizar diferentes time frames en el trading es que permite a los traders obtener una visión más completa y detallada del mercado. Además, los time frames también son útiles para gestionar el riesgo y establecer niveles de stop-loss y take-profit. Al analizar diferentes marcos temporales, los traders pueden identificar niveles de soporte y resistencia clave y determinar dónde colocar sus órdenes de stop-loss y take-profit para limitar las pérdidas y asegurar las ganancias. Conoce cómo utilizar los mejores times frames para duplicar tus ganancias en los próximos tres meses. INSCRÍBETE