El comentario de Gerbino: Inflación transitoria ¿O no?

Publicado el: 11/11/21 3:46 PM

Cuando una cifra económica, como la que llegó ayer sobre la inflación estadounidense en octubre, solo logra sacudir un mercado que aparentemente ya había descartado todas las positividades posibles e imaginables, significa que se ha producido un divorcio entre la economía y los mercados que es difícil de conciliar en el corto plazo. También significa que los operadores tienen una fe ciega en que los bancos centrales han optado por favorecer a los deudores y especuladores en detrimento de los inversores en bonos de renta fija, sacrificando estos últimos en el altar de rendimientos reales muy negativos. Por tanto, no hay alternativa a la equidad.

Sí, porque ayer los datos de los precios al consumidor estadounidenses en octubre, que ya olían los analistas en alza respecto a septiembre, nos dieron un recuerdo futuro de los temibles niveles de inflación, que no se veían desde hacía más de 30 años.

El índice mundial de precios al consumidor subió + 0,9% en un mes, más del doble del + 0,4% de septiembre y mucho más que las ya pesimistas expectativas de los analistas de + 0,6%. En términos anuales, logró un crecimiento del + 6.2%, un salto decisivo desde el nivel del + 5.4% que se había visto de manera constante de junio a septiembre, y rompió las expectativas de los analistas de + 5.8%. No se había visto una inflación tan alta desde 1990.

Incluso la tasa “core”, es decir, sin los precios de la energía y los alimentos frescos, registró un salto significativo: + 0,6% en octubre, el triple del crecimiento en septiembre y más del + 0,4% previsto por los expertos. Sobre una base anual alcanzó el 4,6% desde el 4% de septiembre y contra el 4,3% esperado. Este también es un nivel nunca alcanzado en los últimos 30 años.

¿Cómo se lo tomaron los mercados? Con una pifia muy modesta sobre los futuros estadounidenses a las 14.30 horas, se recuperó inmediatamente en la primera hora de la sesión de la renta variable subyacente. Así, la paridad sustancial del índice SP500 de EE.UU. ayudó a que las bolsas de valores europeas cerraran ligeramente al alza e ignoraran las malas noticias de la inflación, que en realidad ni siquiera asustaron los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años. De las 14.30 a las 17.30, el rendimiento había subido alrededor de 5 puntos básicos, del 1,47% al 1,52%, cuando la inflación subyacente de puntos básicos había subido 60 en octubre.

Señalo que con una tasa del 1,52% y una inflación del 6,2%, el rendimiento real ha alcanzado el récord negativo de -4,68%. Aquí estamos en valores que no se veían en más de 40 años.

¿Por qué los mercados de bonos están anestesiados y no valoran las subidas de los rendimientos nominales?

Porque no creen que la Fed cambie el mantra oficial de la inflación transitoria y la tolerancia para soportar con paciencia los aumentos temporales. Por tanto, no hará más que lo poco que ha anunciado, es decir, la absorción paulatina del QE, y que los tipos oficiales se subirán no antes de los 6 (según las previsiones de los analistas más agresivos) o 9 meses.

Además, la carrera por la sucesión de Powell se lleva a cabo en la FED. Biden ha anunciado que el sucesor será elegido antes del Día de Acción de Gracias. Las predicciones son para una paloma (quizás Brainard, que también es mujer y Biden está muy inclinado a tener mujeres en el poder).

Por lo tanto, nadie se atreve a pensar en grandes novedades con respecto a la política súper acomodaticia y amigable de la especulación de acciones alcistas.

En la segunda parte de la sesión, la situación se acentuó un poco, con los rendimientos subiendo un poco y el SP500 cayendo hasta un mínimo de 4.631, para cerrar en 4.647 (-0,81%). Peor lo hizo el Nasdaq100, bajando un -1,44% por debajo de los 16.000 puntos.

Sin embargo, estas disminuciones no son muy significativas, incluso si ya no estamos acostumbrados a los signos negativos. Revelan que la corrección también podría absorberse muy rápidamente. Si la inflación récord no es suficiente para asustar, ¿qué se necesita?

Hoy tendremos la oportunidad de comprobarlo. Si el nivel de ayer de 4.631 permanece en un mínimo sin cambios, la probabilidad de que la corrección ya terminó ayer aumentará, para dar cabida a la reanudación de la euforia en las próximas semanas, lo que debería conducir al último impulso de la ola 3 de (5) a alcanzar nuevos máximos históricos alrededor de 4.800.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


El tapering es la desaceleración gradual del ritmo de las compras de activos a gran escala de la Reserva Federal de EEUU (FED). Tapering no se refiere a una reducción absoluta del balance de la Fed, solo a una reducción en el ritmo de su expansión. La motivación de la Fed para la reducción es eliminar lentamente el estímulo monetario que ha estado proporcionando a la economía. Específicamente, de acuerdo con la guía emitida por la Fed en diciembre, la reducción comenzará cuando la economía haya logrado un «progreso sustancial adicional» hacia sus objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios. Esta decisión afectará a los mercados y específicamente al dólar ¿Empezará un nuevo rally? Esto nos lo revelará en su análisis un gran trader y experto en el mercado de divisas. ¡No te lo pierdas! INSCRÍBETE