El comentario de Gerbino: Las acciones estadounidenses están en el techo otra vez

Publicado el: 18/05/23 10:40 AM

Toda espera tiene su final. Incluso los más largos. La de los mercados de renta variable se había prolongado sustancialmente desde las primeras sesiones de mayo y continuaba dentro de una duración inusual de congestión, a la espera de alguna noticia sobre los temas candentes e inciertos (techo de deuda de EE.UU., intenciones futuras de la FED y el tipo de aterrizaje que se prevé) para la economía estadounidense y europea) iluminaría el camino a seguir por los mercados en un futuro próximo.


Ayer aparecieron unos destellos de luz sobre el primero de los tres temas señalados.


Tras recibir la alarma de la secretaria del Tesoro, Yellen, quien confirmó que el tope de $31.4 billones, más allá del cual la ley impide que el gobierno federal se endeude, podría alcanzarse tan pronto como el 1 de junio, el líder de la mayoría demócrata del Senado escuchó sobre el tema. la «cúpula» del sistema bancario estadounidense, es decir, el grupo de altos directivos de las principales instituciones bancarias estadounidenses, encabezado por James Dimon, el salvador interesado de la SVB.


De ellos salió el pedido perentorio de no jugar con fuego y apresurarse a buscar un acuerdo para elevar el techo de la deuda federal por 79ª vez.


Biden, comprometido hasta el domingo en la Cumbre del G7 en Hiroshima, Japón, ha constituido en los últimos días una comisión restringida de técnicos de los dos partidos políticos para agilizar las negociaciones y ha cancelado el apéndice diplomático que debía llevarlo de visita después de la Cumbre del G7 a Papúa Nueva Guinea y Australia, para poder volver antes a casa y dar el visto bueno al acuerdo a tiempo.


Acuerdo que, para evitar dudas, aún no está cerrado. Pero la voluntad de acercarse parece estar ahí, dado que ayer los mercados escucharon a Biden declarar que no habrá default y el presidente de la Cámara de Representantes, McCarthy, quien es la contraparte republicana de Biden, afirmó que un acuerdo esta semana es «factible». Así se pudo dar el pistoletazo de salida para la subida especulativa de las bolsas.


El SP500 finalmente implementó una sesión direccional con un gran aumento (+1,19%), logrando superar el máximo del rango de cotización que lo incluía desde hace siete sesiones y decretar la reanudación del movimiento iniciado el 4 de mayo desde el mínimo de 4.048 y que ahora está bien encaminado para volver a atacar el máximo del pasado 2 de febrero en 4.195.


El Nasdaq100 también lo hizo muy bien (+1,22%), lo que afianzó el movimiento alcista que en su caso no se detuvo en los últimos días, sino que se debilitó. La llegada a 13.589 reduce a tan solo 132 puntos (menos del 1%) la distancia que le separa del máximo del 16 de agosto del año pasado, ahora definitivamente en el punto de mira desde la sesión de hoy.


También infundió confianza a los inversionistas estadounidenses el anuncio del banco regional Western Alliance, uno de los que están en la parrilla, de que los depósitos han aumentado en $2 mil millones desde principios de abril, lo que tranquiliza sobre su salud. Por lo tanto, abundaron las ganancias de dos dígitos en los bancos regionales, tanto que el ETF que cotiza en los EE. UU. que los representa (símbolo KRE) subió más del 7% ayer. Pero los bancos regionales también han impulsado el índice de pequeña capitalización Russell2000, que contiene varios. Este índice, un tanto cenicienta en los últimos meses, tuvo su día de gloria con una subida de otros tiempos (+2,29%) y dio una señal de reversión alcista tras una larga estancia demasiado cerca de los mínimos del 24 de marzo.


El único inconveniente de la jornada fue la indolencia europea, que desairó las señales de vitalidad de ultramar y vivió otra sesión lenta, con poco movimiento y cerrando sustancialmente cerca de la paridad para casi todos los índices. El Eurostoxx50 sigue deslizándose dentro de la trayectoria trazada por las dos medias móviles, la de 20 periodos y la de 50 periodos, que se desplazan lateralmente y convergen ligeramente.


El único atisbo de vitalidad europea lo dio el índice alemán Dax (+0,33%), que volvió a situarse a poca distancia de sus máximos de este año y ahora es candidato a romperlos, para ser el primero en abastecer, en Europa , la señal de recuperación de la subida.


Quizá también pueda arrastrar a los demás mercados bursátiles europeos adormecidos.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Los retrocesos de Fibonacci son herramientas útiles que ayudan a los operadores a identificar los niveles de soporte y resistencia. Con la información recopilada, los traders pueden realizar pedidos, identificar niveles de stop-loss y establecer objetivos de precios. Combínalos a la perfección con las líneas de tendencias y crea la estrategia perfecta para los mercados. INSCRÍBETE