El comentario de Gerbino: Salto de fin de semana

Publicado el: 7/06/21 10:07 AM

Cualquiera que se haya molestado en comparar el comportamiento de los principales índices bursátiles la semana pasada se habrá dado cuenta de que los estadounidenses mostraron un resultado semanal más bajo que en la sesión del viernes pasado. Aquellos en Europa, aparte del italiano FtseMib, que tuvo un desempeño bastante consistente, hicieron poco más.

Estos datos indican que la semana se salvó de la sesión del viernes.

Las sesiones anteriores han visto a los mercados apáticos e incluso un poco a la baja, luego del fallido intento de probar los máximos históricos del SP500, llevado a cabo en la primera sesión de junio.

Pero el viernes el índice estadounidense, con un día de repunte decisivo, logró volver a donde había sido rechazado el martes anterior.

¿Por qué esta extraña tendencia a dormir y luego despertar repentinamente el último día de la semana?

Probablemente porque la cifra de creación de empleo de la economía estadounidense en mayo se esperaba el viernes.

Es una cifra que siempre sale el primer viernes de cada mes y contiene una estimación de la cantidad de nuevos empleos creados por todos los sectores, excepto el agrícola.

¿Por qué es tan esperado y considerado por el mercado? Porque es quizás el principal indicador capaz de condicionar la política monetaria de la Fed. El estatuto de la Fed indica de hecho que el objetivo del banco central estadounidense es promover el crecimiento económico y el pleno empleo de los trabajadores, de manera compatible con la estabilidad monetaria. El crecimiento y el empleo son un objetivo, la estabilidad monetaria es una limitación a largo plazo.

Powell y todos los demás miembros del FOMC, el organismo rector de la Reserva Federal de los EE. UU., Han reiterado esto hasta el punto de aburrimiento en los últimos meses, ya que los focos de aumento de precios han comenzado a mostrar llamas vivas.

Insistieron en que la política monetaria no cambiará del actual estado de ánimo extremadamente acomodaticio hasta que lleguen indicios permanentes (es decir, durante unos meses consecutivos) de que la recuperación económica avanza a buen ritmo y que el mercado laboral ha reabsorbido gran parte del desempleo actual.

Entonces, el mercado cree que la mejor manera de predecir los movimientos futuros de la Fed es observar lo que está sucediendo en el mercado laboral. Por lo tanto, los datos mensuales sobre nuevos recibos de nómina no agrícolas siempre reciben una enorme consideración.

Además, la cifra del viernes pasado tuvo que arrojar algo de claridad tras la mala, totalmente inesperada cifra que salió un mes antes, cuando el 7 de mayo se anunció que en abril la gran reapertura de la economía tras la campaña. Vaccinale había producido «sólo» 266.000 nuevos puestos de trabajo, frente a los 978.000 esperados por los analistas y esperados por el mercado.

El mercado celebró los malos datos con una caliente reacción eufórica, que marcó el nuevo récord histórico del SP500, esos 4.238 puntos que aún quedan por superar a día de hoy.

Así que el razonamiento, decididamente contrario a la intuición para quienes no están acostumbrados a las cavilaciones autorreferenciales de los mercados, fue el siguiente: si la economía no crea puestos de trabajo, la Fed seguirá inyectando dinero. Entonces, incluso si la inflación aumenta, los rendimientos efectivos del mercado no aumentarán, porque la Fed continuará manteniéndolos artificialmente bajos con su QE. Lo que significa rendimientos reales cada vez más negativos de los bonos. Lo mejor de todos los mundos para la renta variable.

Pero luego, en el fin de semana del 8 al 9 de mayo, los mercados reflejaron que una cifra tan mala, si no fuera el resultado de alguna anomalía estadística, también podría revelar algunas piedras en los engranajes de la recuperación estadounidense. Desde el lunes siguiente, comenzó una serie de tres sesiones intensas, que alejaron a los índices bursátiles estadounidenses de sus máximos históricos y pospusieron la solución del rompecabezas para el mes siguiente.

El viernes, los analistas esperaban que el mercado laboral comunicara una recuperación sustancial en la contratación, para descartar los datos del mes anterior como un contratiempo estadístico.

Se esperaban 650.000 nuevos cheques de pago.

A las 14.30 horas salió en mayo una cifra de 559.000 nuevos puestos de trabajo. Un dato sin duda mejor que el de abril, pero de nuevo peor de lo esperado, aunque no de forma sensacionalista como sucedió el mes anterior.

En el calor, los mercados tuvieron, por tanto, la misma reacción que el pasado 7 de mayo, porque el mensaje parecía tranquilizador sobre la capacidad de crecimiento de la economía, quizás no con el turbo visto en primavera, pero aún a buen ritmo. Sin embargo, al ser más bajo de lo esperado, pondrá a la FED en condiciones de esperar unos meses más antes de lanzar el cambio de polaridad en su política monetaria, es decir, la transición de condiciones expansivas (relajamiento) a un enfoque tímidamente restrictivo (tapering). Por tanto, el verano debería pasar sin cambios en las políticas.

Por lo tanto, SP500, con un agradable + 0.88%, volvió a besar los máximos históricos, deteniéndose en solo 4 puntos, mientras que el Nasdaq100 (+ 1,78%), aún lejos de sus máximos históricos, volvió a la resistencia de 13.780, desde la que había sido rechazado a principios de la semana pasada. Los mercados han vuelto prácticamente a donde estaban hace un mes y ahora pueden borrarlo de la memoria histórica.

Todo parece listo para la ruptura de los máximos, que podrían intentarse hoy.

Salvo que surjan otras inquietudes, esta vez quizás por el acuerdo en el G7 para que el Impuesto Mínimo Global del 15% lo paguen todas las grandes empresas tecnológicas, que ahora pagan solo unas migajas de las fastuosas ganancias que acumulan en la red en impuestos.

El camino del impuesto universal todavía parece largo. Ahora necesita ser aprobado por el G20 (y será Italia, piense, quien tendrá que dirigir los bailes, como el actual presidente) y luego los distintos países deberán adoptar reglas compatibles. Pero el camino ahora parece abierto, y ahora las grandes potencias occidentales están de acuerdo. Las grandes Big Tech ciertamente lo son mucho menos.

Pierluigi Gerbino – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Uno de los conceptos más importantes dentro del análisis técnico del mercado es el de tendencia. ⁣ ⁣ Medir y determinar la tendencia de los mercados es fundamental si se esperan establecer estrategias exitosas. ⁣ ⁣ Más allá de lo que vemos en la teoría, los traders profesionales aprovechan este elemento para establecer cambios de estrategias y poder aumentar sus ganancias. ⁣ ⁣ Carlos Guayara, trader profesional y estratega del Instituto Español de la Bolsa, nos revelará las técnicas que utilizan los profesionales de los mercados en EEUU para alcanzar el éxito. ¡No te lo pierdas! ⁣ ⁣ INSCRÍBETE.