El comentario de Gerbino: La duda habitual, ¿consolidación o corrección?

Publicado el: 19/11/20 2:23 PM

Cuando los mercados suben, traen un entusiasmo a los precios que empuja la velocidad direccional más allá del tamaño de las tendencias alcistas normales. Los analistas llaman a este comportamiento «impulso». Surgen situaciones de exceso a corto plazo que algunos indicadores miden bastante bien.

Entre estos, uno de los más seguidos es el Índice de Fuerza Relativa (RSI) inventado por el analista estadounidense John Welles Wilder en 1978. Normalmente se calcula como un porcentaje en las últimas 14 barras del gráfico. Este indicador clasifica un exceso alcista, llamado sobrecompra, cuando se rompe por encima del nivel 70.

Otra característica que identifica los impulsos es una sucesión significativa de barras diarias alcistas. Si las brechas se arrastran entre estas barras (es decir, un salto en los precios entre el cierre de un día y la apertura del siguiente), la impulsividad se fortalece.

Lo que vimos en el índice USA SP500 en la primera semana de noviembre mostró todas las características del impulso: 4 sesiones en gran parte positivas y la quinta en punto de equilibrio; cuatro brechas alcistas consecutivas y RSI (14) fuertemente sobrecomprado en los gráficos horarios.

El lunes 9 de noviembre, la noticia de la vacuna Pfizer creó otra brecha gigantesca en el SP500 y elevó la sobrecompra por hora a 78.

La realización de un impulso y la llegada a valores elevados de sobrecompra suele proporcionarnos dos informaciones, aparentemente contradictorias: la primera es la manifestación de un optimismo extremo por parte de los operadores. La segunda es la situación de posible cansancio, como la de un ciclista que siente el cansancio de un sprint prolongado realizado para intentar escapar del grupo. La contradicción es solo aparente. Si lo intenta, está bien y cree que tendrá éxito. Sin embargo, el sprint prolongado consume energía que de alguna manera tendrá que recuperar, porque el sprint no puede continuar hasta el final. Por tanto, necesitará consolidar la fuga, logrando recuperar energías sin ser atrapado. Si tiene éxito, puede que incluso aumente la brecha con progresiones sucesivas y tal vez gane la carrera. Si no puede recuperar energía rápidamente, el grupo lo reabsorberá.

Lo mismo ocurre con un impulso alcista. Si hubo impulso significa que ha llegado una ola de optimismo que ha atraído a muchos compradores y la subida de precios los está recompensando. Pero, una vez que se alcanza la sobrecompra, el instinto de llevarse a casa las ganancias aumenta entre los operadores, mientras que los rezagados comienzan a temer comprar a precios demasiado altos. Entonces aquí viene un descanso.

Es durante la pausa cuando el mercado demuestra si tiene buenas piernas o si el vuelo está condenado al fracaso.

Los descansos exitosos, es decir, aquellos que luego conducen a más extensiones y, por lo tanto, a la continuación del rally, generalmente tienen dos características. No duran mucho y corrigen poco.

La razón es que el optimismo subyacente absorbe la toma de ganancias de los temerosos que se satisfacen rápidamente y con poco daño, y convence a otros operadores de aumentar sus inversiones.

Aquí también es evidente la analogía con nuestro ciclista. El fugitivo, para mantener un espacio de seguridad, debe frenar un poco y deshacerse rápidamente del cansancio del disparo.

Si los mercados corrigen demasiado o permanecen demasiado lateralizados, el empuje desaparece y los vendedores podrían prevalecer sobre los compradores, anulando por completo el impulso.

Normalmente, la consolidación que precede a una ampliación posterior adopta una de las tres formas gráficas siguientes. El primero se llama “Bandera” y consiste en un pequeño número de barras correctivas incluidas en una especie de canal bajista corto. El segundo se llama «Banderín» y se expresa en un pequeño triángulo, generalmente un poco más duradero que la bandera, pero en cualquier caso no demasiadas barras, caracterizadas por un máximo descendente y un mínimo ascendente. El tercero, un poco menos frecuente, tiene el nombre de «Ledge» y está representado por una especie de rectángulo horizontal con dos altos y dos bajos alineados.

Luego de concluir el impulso alcista en 3.646, con el máximo del lunes 9 de noviembre, el índice americano SP500 inmediatamente volvió sobre el gran gap de 137 puntos (casi 4%) realizado ese día, gracias a la noticia. de la vacuna Pfizer, y marcó un mínimo al día siguiente en 3.511, desde el cual trató de recuperarse en los días siguientes para regresar a los máximos de 9.11. Pese a la noticia de la segunda vacuna, por Moderna, el pasado lunes la recuperación se detuvo en 3.628 y a partir de ahí, más tímidamente el martes, pero ayer (-1,16%) un poco más rápido, empezó a caer de nuevo, por ahora hasta 3.568.

Lo que está haciendo podría ser un banderín, siempre que el descenso se detenga inmediatamente y el mínimo que puntúe hoy esté por encima de 3.511. Obviamente, la subida tendrá que ser robusta y romper rápidamente el máximo del lunes pasado. En este caso veremos, quizás de inmediato, un nuevo rally poderoso muy por encima de los máximos históricos de 9.11.

Si no se cumplen ambas condiciones, entonces las posibilidades de falla del escape alcista-ciclista aumentarán significativamente, y deberíamos ver que el índice SP500 retroceda a al menos 3.400 partes.

En la zona euro, el índice Eurostoxx50 muestra una convicción alcista aún mayor que su primo estadounidense, gracias a que la vieja economía, beneficiada con razón o sin ella por la esperanza de volver, gracias a las vacunas, a una cierta normalidad, en el índice europeo está más presente eso en SP500.

Así, el Eurostoxx50 logró en noviembre una subida decididamente superior (más del 19% desde los mínimos del pasado 29 de octubre) y también ayer cerró con signo positivo (+ 0,39%) la duodécima sesión alcista de las últimas 14. Aquí los excesos alcistas son incluso más pronunciados que en EE.UU., y la sobrecompra también se ha alcanzado en el gráfico diario desde el 11 de noviembre. Las últimas sesiones, sin embargo, muestran claramente el cansancio acumulado y proponen claras divergencias bajistas, lo que sugiere la inminente necesidad de tomar un respiro con una reversión.

Por tanto, se supone que, si Wall Street no vuelve a volar pronto, Europa también tendrá que desinflar definitivamente sus músculos.

Pierluigi Gerbino  – Estratega del Instituto Español de la Bolsa


Dos grandes empresas, Pfizer y Moderna, anunciaron un éxito significativo en la capacidad de inmunización de su vacuna contra el Covid-19. Esta noticia trajo un respiro a los Gobiernos quienes aún se debaten entre el hacer más estrictas las medidas de restricciones ante la llegada de la segunda ola del virus. Te invitamos a un encuentro el próximo 19 de noviembre a las 18:30 (hora España) en donde revisaremos la actualidad de los mercados y descubriremos como esta noticia cambia la estrategia de los expertos en el mercado Forex. INSCRÍBETE